Arrancó la recta final al Mundial: sin Messi, Argentina entrenó en Manchester

Deportes

Alzar la copa del Mundo, esa es la obsesión de Lionel Messi y de toda la selección argentina que puso en marcha su preparación, con dos amistosos por delante, para afinar al equipo que buscará la gloria en Rusia 2018.

En Manchester, el entrenador Jorge Sampaoli empezará a darle el toque final al plantel que viajará a Rusia con el único objetivo de cumplir el sueño, el único esquivo para el rosarino, ganador de todos los títulos con Barcelona.

"Vamos (a Rusia) con muchas ilusiones, muchas ganas de poder conseguir y llevar la Copa para Argentina. Dios quiera que nos ayude y así sea", declaró Messi en un entrevista el domingo con el canal América TV, al admitir que esa es su mayor preocupación actual.

En suelo británico, Argentina jugará un amistoso el viernes próximo ante Italia, que no estará en la cita mundialista, en el Etihad Stadium de Manchester City, y frente a España, en el Wanda Metropolitano de Atlético de Madrid, el 27 de marzo.

Para eso, Sampaoli ya tuvo su primera práctica con 22 jugadores en las instalaciones de Manchester City, pero sin el capitán del seleccionado, Messi, que se sumará al grupo este martes.

Además del rosarino, restan las llegadas del arquero Nahuel Guzmán desde México y de Lautaro Martínez, de Racing, Pablo Pérez y Cristian Pavón, ambos de Boca Juniors.

Los otros debutantes en la era Sampaoli serán Wilfredo Caballero, Marcos Rojo, Ramiro Funes Mori, Maximiliano Meza y Ángel Correa, quienes ya se presentaron y realizaron los primeros movimientos.

En resumen, quienes estuvieron en el Etihad Stadium fueron: Sergio Romero y Wilfredo Caballero (arqueros); Marcos Rojo, Ramiro Funes Mori, Federico Fazio, Nicolás Otamendi, Marcos Acuña, Nicolás Tagliafico, Gabriel Mercado y Fabricio Bustos (defensores). Javier Mascherano, Leandro Paredes, Manuel Lanzini, Giovani Lo Celso, Lucas Biglia, Ever Banega, Ángel Di María y Maximiliano Meza (mediocampistas); Gonzalo Higuaín, Sergio Agüero, Diego Perotti y Ángel Correa (delanteros).

Durante los quince minutos permitidos para la prensa, se vio al entrenador muy activo, dando indicaciones durante el "loco" y también se lo vio hablando individualmente con Gonzalo Higuaín.

El cronograma de trabajo del seleccionado argentino contemplará entrenamientos en doble turno el martes y miércoles y el jueves solo matutino con posterior conferencia de Sampaoli en el escenario del encuentro.

Luego del partido del viernes, la delegación nacional pasará la noche en el complejo habitacional de Manchester City y el sábado por la mañana volará hacia Madrid.

El último juego preparatorio se jugará frente a Israel en Tel Aviv, el 9 de junio, una semana antes de debutar en el Grupo D del Mundial frente a Islandia en el estadio Otkrytie Arena de Moscú. Nigeria y Croacia completan los adversarios de la primera ronda.

Para los amistosos en puerta, la novedad de Sampaoli fue volver a convocar al goleador Gonzalo Higuaín (Juventus, Italia), ausente en los últimos encuentros, para sumarse a la sociedad ofensiva con Messi. El poder de fuego se completa con Ángel Di María (París Saint-Germain, Francia) y el juvenil Lautaro Martínez (Racing, Argentina)

"Poder estar en esa final, poder ganarla, poder levantar la copa, es un sueño de siempre y cada vez que llega un Mundial se hace más fuerte todavía", asumió Messi, goleador histórico de la albiceleste, con 61 goles.

Argentina lleva 32 años sin títulos mundiales, tras alzar la copa en 1978, de local, y en México 1986. Dos veces cayó en sendas finales ante Alemania (ambas 1-0), en Italia 1990 y en Brasil 2014, en esta última con Messi de capitán.

"Sabemos la dificultad que tiene ganar un Mundial y quedarnos tan cerquita fue doloroso. Un Mundial es muy difícil y nosotros estuvimos a tan poquito de cumplir ese sueño, que fue duro", reitera el astro del Barcelona al rememorar su llanto por la derrota en la final en el Maracaná ante Alemania (1-0).

Rusia es la esperanza de una redención a las oportunidades perdidas, aunque 'Lío' sepa que la tarea "no es fácil", dijo.

"Ganar un Mundial no pasa siempre. Podés llegar a hacer todo bien y así y todo no conseguirlo, como nos pasó a nosotros en el 2014", admitió.

Máximo goleador histórico de Barcelona con 542 y con más de 100 tantos en su carrera en la Liga de Campeones, para Messi, cinco veces Balón de oro, es difícil ahora pensar en otra cosa que no sea el Mundial de Rusia.

"La cabeza ya sabe que está ahí, que cada vez falta menos, que pasa muy rápido", confesó.

Messi y sus compañeros de equipo son conscientes y lo han dicho en distintas ocasiones que ésta será su última oportunidad: "Lamentablemente dependemos del resultado. (...) Si no somos campeones, no nos va a quedar otra" que dejar la selección, sostuvo.

"Es lo que nos hizo sentir la gente", reconoció sin ocultar cierta amargura porque "parece ser que haber llegado a tres finales no sirve de nada".

Además de la frustrada final del mundial de Brasil 2014, Messi también sufrió las caídas en las finales de la Copa América 2015 de Chile ante la selección anfitriona y en la Copa América Centenario 2016 en Estados Unidos, también ante Chile, ambas en tandas de penales.

También Di María, quien ha confesado que necesitó un psicólogo para soportar los memes de los argentinos por sus actuaciones con la albiceleste, coincidió en que Rusia es un desafío definitivo para este grupo.

"Hay que formar un grupo fuerte. Ojalá sea este Mundial... Llegamos a tres finales y no hemos podido así que esperemos que éste sea el año", declaró el delantero del PSG este lunes al llegar a Manchester.

Dejá tu comentario