Battaglia sacó pecho: "Es un desahogo en lo personal"

Deportes

El entrenador de Boca habló luego de lograr su segundo título y destacó la solidez del equipo. Además contós sus vivencias personales tras un nuevo logro.

Sebastián Battaglia habló en conferencia de prensa tras salir campeón nuevamente con Boca y lograr su segundo título como entrenador en el club de la Ribera.

"Es un desahogo en lo personal", aseveró el director técnico, quien luego le agradeció al Consejo de Fútbol y destacó la solidez de su equipo.

Además aseguró que Boca hizo "muchos méritos" para quedarse con el título en la Copa de la Liga Profesional y señaló que para él es "una satisfacción enorme" tener un nuevo galardón con el club de La Ribera.

"Hicimos muchos méritos para ganar el título", expresó al culminar el partido en el cual el conjunto auriazul goleó por 3 a 0 a Tigre en la final del campeonato argentino, tras lo cual indicó: "Es una alegría enorme y estoy muy contento con este nuevo título".

El técnico de Boca manifestó luego: "Estoy en otra función diferente, pero sigo con los colores que defendí como jugador. Es una satisfacción enorme tener una estrella más con el club".

"Le ganamos a todos los de nuestro grupo que clasificaron y también ganamos el clásico. Hicimos mucho méritos", aseveró Battaglia en declaraciones televisivas.

Las frases más destacadas de la conferencia de Battaglia:

  • Estoy agradecido al consejo
  • El nivel de Varela fue creciendo y ayudó al equipo
  • Perdimos un solo partido pese a las intermitencias en el juego
  • Venimos haciendo bien las cosas y tuvimos muchos partidos con el arco en cero.

El más ganador de la historia

El entrenador de Boca Juniors Sebastian Battaglia, que como jugador fue el más ganador de la historia del club con 18 títulos, consiguió su segundo campeonato como director técnico al salir campeón en Córdoba de la Copa de la Liga Profesional luego de vencer a Tigre en el encuentro final por 3 a 0.

El "León", que asumió su cargo el 16 de agosto del año anterior ante la salida de Miguel Angel Russo, ya había conseguido la Copa Argentina el 8 de diciembre pasado en la ciudad de Santiago del Estero venciendo por penales a Talleres, de Córdoba.

Entre sus méritos estaba el hecho de realizar una gran campaña con la reserva y subir a primera a varios promisorios valores juveniles.

Querido por la mayoría de los hinchas de Boca, discutido por otros, antes de esta consagración en el estadio Mario Alberto Kempes sufrió hace un poco más de un mes objeciones por su tarea de parte de los integrantes de la Secretaria de Fútbol que conduce Juan Román Riquelme.

Es más, se decía que su relación con Román y su ex compañeros de la épocas gloriosas con Carlos Bianchi de director técnico no eran las mejores.

Una de las cosas que se le observaban era que no había encontrado el famoso "once de memoria" , ya que en los 42 partidos de su ciclo solo en dos repitió el mismo equipo.

La otra cuestión era que el nivel de juego, más allá de los resultados, no era el deseado y la derrota por la Copa Libertadores contra Deportivo Cali y el empate de local ante Godoy Cruz profundizaron la crisis con los integrantes de la Secretaría de Fútbol.

El 20 de abril pasado y luego de no hablar en conferencia de prensa después del partido ante los mendocinos llegó al predio de Ezeiza y entre miles de versiones sobre su salida, Battaglia fue claro:"Estoy entero. Vengo a entrenar, confió en mis jugadores y de esto vamos a salir".

De parte de los integrantes del Consejo de Fútbol salieron palabras de apoyo, pero la frase más repetida era que esto es "partido a partido".

Mientras tanto, en los medios los nombres de Hugo Ibarra y Mauricio Serna, entrenadores de la reserva, sonaban cada vez más como interinos.

Sin embargo al empezar a recuperar los jugadores suspendidos en la Copa y los muy buenos desempeños ante Always Ready, Defensa y Justicia y Corinthians el martes pasado, lo pusieron otra vez en consideración por parte de la dirigencia.

Y Battaglia con 41 años y apenas 4 como entrenador, levanta la Copa y pone en su pecho orgulloso una medalla más, pero sabe que esto es Boca "deportivo ganar siempre" y que el jueves tiene otra final ante Deportivo Cali.

De no conseguir el triunfo su equipo no va a pasar a jugar los octavos de final de la gran obsesión del club que es la Libertadores, que no la consigue desde el 2007 cuando él mismo la levantó en la noche Porto Alegre ante Gremio.

Entonces el tiempo dirá si esta alegría de hoy en el Mario Alberto Kempes marca un nuevo hito en la historia de su carrera o queda en el recuerdo como un logro más.

Y si su camino hasta el 31 de diciembre, cuando vence su contrato, vuelve a estar lleno de obstáculos y seguirá siendo "partido a partido".

Temas

Dejá tu comentario