Boca ganó el superclásico de arco a arco

Deportes

Vélez quedó como único puntero al derrotar el sábado por 2 a 0 a Banfield en una fecha que tuvo el inesperado empate de Racing en Tres Arroyos ante Huracán y el triunfo de Estudiantes en Bahía Blanca en Olimpo como hechos salientes, además del triunfo de Boca ante River en el superclásico que dejó muy relegado al equipo de Leonardo Astrada. Faltando 5 fechas, son varios los equipos con posibilidades de ser campeón, pero la lucha parece por ahora estar centrada solamente en Vélez, Estudiantes y Racing, que están separados entre ellos por un punto de diferencia. En la pelea por mantener la categoría, Almagro ganó después de varias derrotas y, aunque sigue en zona de descenso directo, está a sólo 3 puntos de Instituto que, junto con Gimnasia (los dos empataron en la fecha de ayer), se encuentra en zona de promoción. A muy pocas centésimas quedó Argentinos Juniors con su caída ante Independiente; y Olimpo, con su derrota, también se complicó en una lucha que parece que se va a definir en la última fecha.

La diferencia fundamental estuvo en los arqueros. Mientras Abbondanzieri fue la figura de la cancha tapando en los últimos minutos dos remates de Sand, Costanzo «regaló su poste» en el tiro libre de Delgado y le permitió convertir el segundo gol, que a la postre fue el que significó la victoria xeneize.

En el resto, Boca y River estuvieron parejos, dividiendo errores (los más) y virtudes (las menos) en un clásico que seguramente no pasará a la historia, pero que le quita presiones a Jorge Benítez y se las agrega en una dosis muy alta a Leonardo Astrada.

Boca ganó después de tres derrotas, y River pierde su tercer partido consecutivo en el campeonato (si se cuenta la derrota con la Liga Deportiva Universitaria por la Copa, éste es el cuarto), lo que demuestra que ninguno de los dos está pasando por un buen momento, y no se podía esperar que en el campo de juego se pudiera ver otra cosa.

Poco fútbol y mucha lucha. Boca marcó las pautas con el tempranero gol de Barros Schelotto (centro de Alvarez que bajó de cabeza con mucha categoría Palermo), dejando «hacer el gasto» a River y retrasando sus líneas para salir de contraataque. River se encontró con el empate en el primer minuto del segundo tiempo y no supo aprovechar el «envión anímico» que ese gol le otorgaba. Se conformó con dominar la pelota en la mitad de la cancha y tener a Boca lejos de su área.

Benítez acertó en los cambios poniendo a Delgado por Guglielminpietro y a Palacio por Guillermo Barros Schelotto para darle más velocidad al ataque. Con estos cambios, consiguió que los laterales de River no tuvieran ni tiempo ni espacio para que pudieran proyectarse, seguramente porque estaban más preocupados por cuidar sus espaldas. Además, con Delgado, encontró la precisión en un tiro libre que fue definitorio.

Astrada, en cambio, se jugó con dos cambios muy osados: sacó a Gallardo y puso a Patiño (después aclaró que estaba contracturado, aunque Gallardo salió corriendo de la cancha) y a Salas por Farías, dejando a Sand en la cancha. La apuesta le hubiera salido bien si Abbondanzieri no le tapaba dos remates de gol a José Sand, porque si éste empataba hubiera sido mérito total del técnico.

Con este resultado, los dos equipos están prácticamente afuera de la posibilidad de luchar por el campeonato (River está a 6 puntos de Vélez; y Boca, a 9, cuando faltan por jugarse 15 puntos) y ambos quedaron pensando en la Copa Libertadores de América como único objetivo para este primer semestre del año. El fixture indica que sólo se enfrentarán si ambos llegan a la final; si llegan a esa instancia, uno conseguirá un título con sabor a gloria, y el otro perderá más que una final, porque esa derrota será más dolorosa que quedar eliminado en primera ronda.

Dejá tu comentario