Boca no jugó bien, pero ganó con justicia y sigue puntero

Deportes

Boca no jugó bien, pero ganó con claridad, después de una semana muy difícil (derrota ante River y eliminación de la Copa Sudamericana con Nacional de Uruguay), y este triunfo le sirve para recuperarse anímicamente.

Boca no jugó bien, pero ganó bien ante un Newell's agresivo que se dedicó a deslucir el partido con constantes infracciones, ante la permisividad de un Rafael Furchi, que empezó siendo muy riguroso, pero después de las expulsiones de Gavilán y Guillermo Barros Schelotto por infracciones desde atrás, permitió no solamente el juego brusco, sino que los jugadores le protestaran sistemáticamente sin que él reaccionara.

Boca fue el único de los dos que quiso jugar. Sin demasiado brillo, pero con mucha actitud, manejó la pelota más con Ledesma que con Gago, que tuvo una deslucida actuación y siempre intentó atacar por los costados, buscando el desborde y el pase atrás.

Así llegó el primer gol de Boca, con Rodrigo Palacio que desniveló por la derecha a Germán Re y puso un magnífico pase para que Barros Schelotto marque el tanto.

Fueron los mejores momentosde Boca, donde parecía que iba a definir el partido muy rápido, pero la expulsión de Barros Schelotto lo frenó y volvió a emparejar las cosas para mal, porque el partido se hizo cortado y jugado muy lejos de los arcos.

Boca tuvo paciencia para jugar. Se aseguró en una defensa de 5, por el retraso permanente de Morel Rodríguez, y le regaló el terreno a Newell's para contraatacarlo. El problema fue que el equipo rosarino no adelantó sus líneas y se dedicó a luchar, en lugar de jugar.

Lo único que mantenía el interés de un partido muy ordinario era la diferencia en el marcador, porque Boca ganaba por un solo gol. Pero una infracción de Torren a Palacio le permitió a Daniel Díaz (con la complicidad de Justo Villar) poner el 2 a 0 y allí se terminó la expectativa. Newell's quiso salir a descontar y Boca aprovechó de contraataque para poner el 3 a 0 y, aunque un minuto después el paraguayo Oscar Cardozo descontó, el partido ya estaba definido.

Lo ganó el único de los dos que quiso jugar. Un Boca muy distinto del de Basile. Un equipo que trata de ser inteligente y esperarlos momentos propicios para atacar, pero que por ahora tiene más defectos que virtudes. Sin embargo, ayer dio un paso al frente, porque más allá de la falta de lucimiento, ganó con mucha autoridad y nunca estuvo en discusión su triunfo. Boca sigue siendo el único puntero del Torneo Apertura y tiene que completar el partido con Gimnasia y Esgrima La Plata.

Dejá tu comentario