Boca se quedó en la definición por penales

Deportes

Boca Juniors, bicampeón vigente, se quedó esta noche al margen de la Copa Sudamericana de fútbol, al perder en la definición por tiros penales (1-3) con Nacional de Uruguay, en el cotejo desquite que ambos conjuntos protagonizaron en el estadio Padre Martearena de la ciudad de Salta por una de las llaves de octavos de final.

Al cabo de los 90 minutos reglamentarios, el equipo dirigido por Ricardo La Volpe dio vuelta el resultado y terminó ganando por 2-1, el mismo marcador que había cosechado a su favor el ahora clasificado elenco montevideano.

Nacional, disminuido al no poder alistar a tres titulares afectados por paperas, se puso en ventaja a los 15m. del primer tiempo, a través de una conquista de Diego Perrone.

Boca Juniors, que al igual que River Plate (eliminado por Atlético Paranaense de Brasil) le dijo adiós al certamen continental, se recompuso en la segunda parte, cuando revirtió la pizarra con los tantos marcados por Rodrigo Palacio y Nicolás Bertolo.

En la tanda de los disparos desde el punto del penal, Alexis Viera detuvo los remates de Krupoviesa y Gago, se benefició con el disparo de Claudio Morel Rodríguez en el travesaño y se erigió en la figura que le entregó la clasificación al 'Bolso'.

Durante la primera mitad, el equipo auriazul buscó presionar a un adversario que se mostró ordenado en defensa, criterioso para retroceder con sus volantes y que prácticamente desechó la posibilidad del contraataque.

Los dirigidos por La Volpe, a partir de la labor de un inquieto mellizo Barros Schelotto, quisieron arrinconar a los 'tricolores', aunque equivocaron el camino al centralizar demasiado el juego.

Luego de un asedio importante aunque sin inquietar, Boca recibió un duro revés en la primera aproximación contraria a la valla.

A los 15 minutos, Diego Perrone aprovechó la "siesta" que se durmió Matías Silvestre, recibió habilitado un pelotazo desde el costado derecho y fusiló a un Aldo Bobadilla que salió tarde.

Sin hacer los méritos suficientes, el conjunto uruguayo estaba arriba en la pizarra.

El conjunto auriazul necesitaba convertir dos goles para emparejar el global y forzar una definición desde los tiros del punto de penal.

Y en esa tarea se embarcaron no solamente los jugadores sino también el técnico La Volpe, quien rápidamente movió el banco y dispuso el ingreso del pibe Bertolo por Pablo Ledesma.

De allí hasta el final del primer período, Boca llevó la iniciativa pero le faltó claridad para inquietar al guardavallas uruguayo, quien solamente se lució en un tiro del mendocino Neri Cardozo, a los 47m.

A esa altura, Nacional ya jugaba con diez hombres, luego de la expulsión que sufrió Diego Godín, a los 43m., por un golpe a Bertolo.

Como no había resultados positivos, La Volpe hizo otra jugada de ajedrez y metió a Mauro Boselli para sacar a Matías Silvestre.

Es decir, delantero por defensor, y nuevo esquema táctico para atacar con tres nombres (Guillermo, Boselli y Palacio).

Entonces, de a poco, con el adelantamiento de Gago en el campo, con lo que aportó el tucumano Krupoviesa cada vez que se desenganchó por el costado izquierdo y con la implícita peligrosidad que despierta el bahiense Palacio en cada acción, Boca empezó a presionar en forma insostenible.

Interesantes también fueron los aportes de los ingresados Bertolo y Andrés Franzoia, quienes aportaron frescura y criterio por las bandas, para alimentar al terceto de delanteros.

Sobre los 10m., el equipo auriazul arribó al empate, después de que Palacio aprovechara un rebote largo que dio el arquero Viera (le había tapado un cabezazo bárbaro a Bertolo) y mandara la pelota a la red.

Entonces, el conjunto xeneize, empujado por el pueblo salteño, apeló al conocido temple que lo caracteriza y buscó desnivelar por todos los medios.

Entonces, emergió la figura de Viera.

El arquero uruguayo, de 27 años, habitualmente suplente y reemplazante hoy de Jorge Bava, afectado por paperas, se fue quedando con un cabezazo de Díaz, con un remate de Bertolo y con otro del tucumano Krupoviesa.

Las tres maniobras tenían destino de gol seguro, pero Viera lo impidió.

Lo que no pudo evitar y encima "se mandó una macana bárbara" ocurrió a los 38m. del segundo tiempo, cuando perdió la pelota en un tiro de esquina y posibilitó que Bertolo, atento, empujara la pelota adentro y llevara la definición a los penales.

En la definición, Nacional se sobrepuso a las circunstancias adversas, mostró a un Viera decidido (detuvo los remates de Krupoviesa y Gago) y terminó derribando a un "gigante" continental, que quedó eliminado después de haberse adjudicado las dos ediciones anteriores.

El equipo uruguayo no pudo conseguir mantener un invicto de 31 años ante una representación auriazul (el anterior triunfo de Boca databa de diciembre de 1975, con un tanto del otrora ídolo Osvaldo Potente, por la Copa Restuccia, en Montevideo).

Sin embargo, el elenco 'tricolor' se dio el gusto de dejar afuera a su par auriazul y volver a meterse en las instancias decisivas de un campeonato continental como hacía mucho tiempo no ocurría.

Dejá tu comentario