El aliento argentino para Brian Castaño tapó a Jermell Charlo en conferencia de prensa

Deportes

Este sábado disputarán la corona unificada de las 154 libras (69,853 kilos) el próximo sábado en el Dignity Health Sports Park de Carson, una ciudad del condado de Los Ángeles.

Este sábado Brian Castaño y Jermell Charlo disputarán la corona unificada de las 154 libras (69,853 kilos) el próximo sábado en el Dignity Health Sports Park de Carson, una ciudad del condado de Los Ángeles.

La pelea será revancha de la que sostuvieron el 17 de julio de 2021, en el AT&T Center de San Antonio, Texas, que finalizó con un controversial fallo de empate que pareció favorecer al pugilista estadounidense, que reside en Richmond, otra ciudad texana.

Horas antes de que se dirima el título, ambos protagonizaron una conferencia de prensa en Los Ángeles en la que Charlo, efusivo, empezó a gritar "¡USA, USA!" desde el escenario. Rápidamente, los argentinos presentes lo interrumpieron y revolucionaron la sala de prensa. "¡Argentina, Argentina!", fue el grito de guerra, mientras algunos incluso mostraban banderas.

CASTANO VS CHARLO.mp4

El aliento argentino para Brian Castaño tapó a Jermell Charlo en conferencia de prensa.

En tanto, el argentino cruzó al estadounidense y ante la promesa de nocaut del boxeador norteamericano fue contundente: "Dice que va a ser el de antes. A mí no me importa. Si viene a noquearme, lo espero tranquilo. Vamos a ver si va a aguantar los doce rounds".

El pugilista bonaerense, de 32 años e invicto en el campo rentado, se molestó por "la falta de respeto hacia el deportista" luego de las acusaciones de Charlo tras la lesión que obligó a reprogramar la pelea, originalmente prevista en marzo.

"Una lesión puede pasar en un campamento. Para él, todos sus oponentes toman drogas o necesitan tiempo para ganarle. Se cree Iron Man. No sé por qué se pone nervioso. Que grite arriba del ring el 14 de mayo", afirmó, para luego enfatizar que "estoy ansioso. Son las peleas que tanto me gustan".

Castaño, nacido y residente en la localidad bonaerense de Isidro Casanova, se mostró sereno como contracara de Charlo, que lució nervioso y provocativo: "No hay que perder la humildad. Pero le aseguro que se encontrará con un adversario difícil. Dejaré todo en cada round, porque se trata de otro escalón para seguir subiendo en mi carrera", aseguró.

"Aprendí a no ir a la casa de él, que es lo que realmente condicionó la primera pelea. Esta sigue siendo su casa, sigo siendo visitante, pero estoy más tranquilo de pelear en un lugar más neutral", añadió, enfatizando que "lo que pasó el año pasado me motiva. Me sentí ganador y esta vez no la quiero dejar en manos de los jueces".

La tradicional ceremonia del pesaje se realizará mañana a las 17 (hora argentina) y están confirmadas las autoridades, aprobadas por la Comisión Atlética del estado de California.

El californiano Jerry Cantu será el árbitro y los jueces serán Glenn Feldman (de Connecticut), David Sutherland (de Oklahoma), y Zachary Young (de California).

El estadounidense Levi Martínez será supervisor por la FIB y resta que los otros tres organismos designen los suyos.

Dejá tu comentario