Clima de conflicto y tensión en River

Deportes

La derrota ante Boca provocó un clima de conflicto y tensiones en el ambiente de River. A la pelea entre Ameli y Tuzzio, que dividió al plantel, se le suma la inestabilidad de Leonardo Astrada, que si no gana el jueves ante la Liga Deportiva Universitaria, por la Copa Libertadores, seguramente se despedirá de la dirección técnica de River.

En el plano dirigencial, el presidente José María Aguilar tiene como preferido a Daniel Passarella, aunque lo charlado hasta ahora con el ex entrenador del Corinthians hablaba de la posibilidad de hacerse cargo en diciembre si el actual titular del club sale reelecto en los comicios de noviembre próximo.

Passarella no puede asumir en estos momentos porque tiene un contrato vigente con el club brasileño, donde está discutiendo legalmente una indemnización superior al millón de dólares, por lo que no puede trabajar en otra institución. Esto haría pensar -en el eventual caso de que Astrada renuncie- en el único referente de River que está disponible: Ramón Díaz. Sin embargo, el riojano está muy ligado al ex presidente David Pintado, quien se pasó a la oposición de Aguilar, por lo que sería muy difícil convencerlo para que asuma, más teniendo en cuenta que el propio Aguilar lo echó de la dirección técnica del club al segundo día de asumir su mandato como presidente.

Por eso, River se encuentra en una encrucijada: por un lado rezan para que Astrada supere este mal momento y pueda seguir con el equipo por lo menos hasta el fin del semestre; y, por otro, buscan una alternativa con espaldas suficientes para ayudar a que Aguilar gane las próximas elecciones.

• El delantero
Hernán Peirone se resintió ayer de un desgarro que padecía y no solamente se perdería los últimos partidos de San Lorenzo en el torneo Clausura, sino que también quedaría al margen del seleccionado Sub-20 que participará entre junio y julio próximo del Mundial de Holanda.

• El mediocampista ofensivo de Racing,
Cristian Pino, padece una rotura de ligamentos cruzados anteriores de su rodilla derecha y estará inactivo, como mínimo, seis meses. El ex volante de Talleres de Córdoba y Rosario Central está afectado, además, por una rotura de meniscos, también producida por el duro golpe que le propinó el sábado último el mediocampista de Huracán de Tres Arroyos, Maximiliano Natalicchio.

Dejá tu comentario