Colón perdió por penales y no jugará la Libertadores

Deportes

Colón no pudo mantener la ventaja sacada en Santa Fe la semana pasada, perdió 3-2 y finalmente cayó en los penales con Universidad Católica que así se clasificó al grupo 8 de la Copa Libertadores. 

El equipo chileno jugará contra Flamengo de Brasil, Universidad de Chile y Caracas de Venezuela en parte porque no erraron ningún penal en la tanda inicial y principalmente porque jugaron mejor que su rival haciendo figura excluyente del encuentro al arquero visitante Diego Pozo.

El único penal malogrado en el equipo argentino estuvo en los pies de Iván Moreno y Fabianesi, autor del 1-1 en los 90 minutos regulares, cuando el uno local, Paulo Garcés, tras un escandaloso adelantamiento, desvío su tiro con el pie izquierdo.

Los universitarios asediaron el arco de Diego Pozo, el mejor de su equipo, desde el inicio del partido, a sabiendas que un gol les bastaba para clasificarse.

En el minuto 11, Rodrigo Toloza soltó un zurdazo que rechazó el portero y dio en el horizontal, y dos minutos después fue el turno del argentino Damián Díaz, el mejor del partido, que mandó al travesaño un remate desde treinta metros que Pozo sólo se limitó a observar.

El equipo argentino parecía una sombra del que se llevó el triunfo en la ida, y sólo una cantada de Garcés, en el minuto 36, le permitió generar una ocasión de gol, aunque el remate de Esteban Fuertes fue desviado a córner por un zaguero.

Los locales obtuvieron la recompensa a su empeño en el 39, cuando David Hernández, finalmente pudo superar al arquero santafecino cuando lo anticipó y cabeceó un centro de Díaz.

Un premio merecido para los hombres dirigidos por Figueroa, que superaron a su rival en todas las facetas del juego. En la reanudación, todo parecía seguir igual cuando Díaz estuvo a punto de marcar desde 40 metros aprovechando un fallido rechazo del arquero rival.

Sin embargo, en dos minutos fatídicos para Católica, Colón le dio la vuelta al resultado con dos tantos que cayeron como un jarro de agua fría entre los aficionados chilenos.

Primero fue Iván Moreno y Fabianesi, que a los 53 cabeceó una pelota que Fuertes le bajó magistralmente entrando al área chica, inalcanzable para Garcés. Y cuando los chilenos aún estaban asimilando el mazazo, el jugador de la selección Fuentes derribó a Germán Rivarola en el área y el histórico goleador Esteban Fuertes se encargó de ejecutar y mandar el balón al fondo de la malla.

Los locales supieron reaccionar y el partido se convirtió en un ir y venir, con ocasiones por ambos lados, hasta que en el minuto 66 el árbitro Torres señaló penal tras una dudosa mano de Marcelo Goux.

Parecía la única opción que le quedaba a Universidad Católica para meterse de nuevo en la pelea por la clasificación, pero Pozo, una vez más y empeñado en convertirse en el protagonista del excluyente del partido, le contuvo el disparo cruzado a Milovan Mirosevic.

Los universitarios se resistían a dejar escapar el tren de la Copa Libertadores y, con más corazón que fútbol, marcó dos goles que igualaron de nuevo la eliminatoria.

En el 75 fue Rodrigo Toloza, de tiro libre, y en el 83 el goleador argentino Juan José Morales, quien resolvió un lío en el área pequeña para anotar el 3-2 y dejar el destino del partido en manos de los penaltis, donde esta vez la Católica no falló.

Dejá tu comentario