9 de diciembre 2004 - 00:00

Derrota de Boca que aún deja esperanzas

Tevez mostró en Bolivia su talento. No le alcanzó para traer un resultado positivo, pero ahora Boca recibe al Bolívar en Buenos Aires con otros pronósticos y otras expectativas. El gol de diferencia es el primer objetivo para superar por Boca.
Tevez mostró en Bolivia su talento. No le alcanzó para traer un resultado positivo, pero ahora Boca recibe al Bolívar en Buenos Aires con otros pronósticos y otras expectativas. El gol de diferencia es el primer objetivo para superar por Boca.
Quizá, pocas veces una derrota ofrezca tantos matices para el comentario como la que sufrió Boca en la altura de La Paz frente al Bolívar. Primero, porque (de acuerdo con lo visto) hizo «negocio» si se piensa que la semana entrante juega el partido decisivo en la Bombonera; y segundo, porque el equipo boliviano mostró poco y nada. Se puede pensar (aunque en fútbol no haya lógica) que será difícil que sostenga el resultado, con tan pocos fundamentos futbolísticos.

Era previsible: Bolívar trataría de desnivelar de entrada, intentando ahogar a Boca sobre su área y con remates de cualquier distancia, buscando explotar las ventajas que da la poca resistencia del aire en la altura. Lo consiguió en los primeros 15 minutos.
Precisamente, hasta que Boca comenzó a interponer piernas y ganar en los centros por elevación, a frenar la pelota en la zona mediae intentar tímidamente en ataque. No sólo logró llegar en igualdad al cerrar la etapa inicial, sino que hasta tuvo algunas oportunidades en contraataque.

El planteo de Boca fue inteligente, se podría decir, hasta que el argentino Chiorazzo (tras una posición adelantada y una fallida salida en falso de Abbondanzieri) convirtió el gol del desnivel. Simplemente, porque ese esquema Boca hizo que los bolivianos desnudaran un juego -por momentos, inicuode escasa consistencia ofensiva.

Bolívar tuvo un esbozo de ataque cuando intentó con algo más de gente sobre el área de Boca. Tal vez, convencido de que necesitaba hacer diferencias, porque sabe que en Buenos Aires el planteo seguramente será distinto. Para Boca y también para el Bolívar, porque, sin lugar a dudas, se invertirán los roles. En síntesis, si alguno de los dos equipos se fue preocupado, seguramente ése es el Bolívar.

Dejá tu comentario

Te puede interesar