Gimnasia y Quilmes repartieron puntos que sirven de poco

Deportes

Quilmes y Gimnasia y Esgrima de La Plata protagonizaron un empate 2 a 2 que en su pelea por escaparle al descenso les sirve poco, en un encuentro correspondiente a la decimotercera fecha del torneo Clausura 2011.

Los conducidos por Ricardo Caruso Lombardi abrieron el marcador temprano, a los dos minutos del primer tiempo, después de una oportuna aparición de Pablo Vázquez, pero a diez minutos del final de la etapa inicial Lucas Castro -luego de una curiosa jugada- igualó para el conjunto platense.

A los 19 minutos del segundo tiempo, el "Lobo" pasó al frente gracias a una buena definición de Claudio Graf, pero Enzo Kalinski, luego de un córner, colocó el 2-2 final.

Con este resultado, ambos equipos permanecen en los puestos de descenso directo y no pudieron descontarle a sus rivales más cercanos del promedio.

Quilmes, que venía de tres victorias consecutivas, salió con todo y sorprendió de entrada, luego de un centro frontal que Miguel Caneo bajó hacia el medio y encontró al oportunista Vázquez, que desvió la pelota y la colocó junto a un palo.

Pese al envión que significó la ventaja inicial, poco a poco el "Cervecero" le fue cediendo el terreno y el balón a la visita, que empezó a crear peligro.

En ese momento se hizo muy importante la figura de Hernán Galíndez, quien ahogó el empate de Gimnasia en un par de oportunidades.

Pero a los 33 minutos, en una de las jugadas más curiosas del campeonato, Capurro metió un centro desde la izquierda, Fontanini pifió el rechazo, Sebastián Martínez quiso corregir pero la pelota rebotó en Kalinsky que presionaba y entró mansamente contra el palo de Galíndez para el 1-1.

Poco pasó en el segundo tiempo hasta que Gimnasia sacudió el tanteador de nuevo. Damián Leyes rechazó mal hacia el medio, la pelota le quedó servida a Neira, que cedió para Graf por el segundo palo y éste empujó sin inconvenientes para dar vuelta el partido.

Quilmes con más amor propio que buen juego fue con todo en busca del empate. Las pocas ideas facilitaban el trabajo de la defensa de Gimnasia, que no tenía sobresaltos.

Hasta que un córner desde la derecha encontró la cabeza en el punto de penal de Fontanini y cuando parecía que el arquero Monetti tenía controlado el balón, Kalinski alcanzó a desviar con la pierna derecha y puso el empate.

Los dos intentaron destrabar el empate consciente que no les servía en su lucha por permanecer en la Primera División, pero pudieron generar poco.

Dejá tu comentario