Ginóbili se tuvo que vacunar por el incidente con el murciélago

Deportes

Emanuel Ginóbili debió ponerse cuatro inyecciones de la vacuna antirrábica y tiene pendientes cuatro más para las próximas semanas, tras derribar de un manotazo a un murciélago en el estadio de los San Antonio Spurs.

Lo contó en su Facebook el propio Ginóbili, quien destacó que sólo entre un 0,5 y un 3 por ciento de los murciélagos están contagiados, pero que decidió vacunarse contra la rabia porque no pueden analizar al que él golpeó.

A su vez, la popular asociación de defensa de los animales estadounidense PETA criticó a Ginóbili por su acción, ocurrida en pleno partido ante Sacramento Kings, el sábado pasado, y muy celebrada en su momento.

"Para derribar a un animal minúsculo y matarlo hace falta un hombre muy pequeño o uno que no sea capaz de razonar.

Estamos en un momento en el que los deportistas en particular necesitan comportarse de la mejor forma posible ante cualquier animal y demostrar que tienen cerebro y corazón, y no sólo fuerza física", dijo el comunicado de PETA.

Ginóbili, apodado "Batman" tras el manotazo, que aplicó en plena noche de "Halloween", fue ovacionado por el estadio al frenar el vuelo del murciélago, que estaba interrumpiendo el partido y él sólo bromeó un poco luego, consultado por la prensa.

"Creo que no fue la mejor idea cazar al murciélago ya que es un animal importante para el ecosistema, pero además un porcentaje de entre el 3 y 5 por ciento porta la rabia y por lo tanto me he tenido que vacunar", dijo Ginóbili en su Facebook.

"Aprovecho la oportunidad para pedirle a la gente que evite el contacto con murciélagos, mofetas, mapaches, ratas y animales parecidos, todos ellos portadores de la rabia", agregó Ginóbili, reconocido no sólo por su calidad, sino también por su corrección deportiva.

Dejá tu comentario