González es finalista en Australia

Deportes

El tenista chileno Fernando González, en la mejor actuación de su carrera, avanzó ayer a la final del abierto de Australia, primer Grand Slam del año, tras superar con llamativa facilidad al alemán Tommy Haas, por 6-1, 6-3 y 6-1.

González, conocido en el circuito como "El Bombardero de La Reina" (apodo que surge de una combinación entre la potencia de sus golpes y la ciudad donde nació), empleó apenas una hora y 31 minutos para quitarse de encima a Haas, duodécimo tenista del ranking mundial.

El chileno, quien con su actuación en Melbourne avanzará del noveno al quinto puesto del escalafón, jugará la final ante el temible suizo Roger Federer (1), quien el jueves sacó a relucir una vez más su tenis exquisito y arrasó por 6-4, 6-0 y 6-2 al estadounidense Andy Roddick (7).

El sudamericano, nacido en La Reina el 29 de julio de 1980, protagonizó ayer una actuación sin fisuras y desde el inicio se mostró avasallante, al punto de que ganó el primer set por 6-1 en apenas 28 minutos, con tres quiebres de servicio y golpes potentes que por momentos ridiculizaron a Haas.

González, ganador de 7 títulos ATP (tres de ellos el año pasado, en Viena, Basilea y el Masters Series de Madrid), tenía un antecedente favorable sobre Haas, a quien le ganó en la Copa Mundial por equipos jugada en Dusseldorf en 2004, y demostró otra vez que sabe perfectamente como jugarle, ya que en el segundo set también lo anuló.

Ese parcial se definió en su favor por 6-3 en 35 minutos y ahí se terminó la resistencia del alemán, quien lució entregado anímicamente ante de llegar al tercer set, que el chileno se llevó con marcador y tiempo idéntico al primero, es decir por 6-1 en 28 minutos.

El triunfo de González fue festejado largamente en Chile y así lo reflejó la prensa de ese país.

"El Bombardero de La Reina arrasó a Haas en Melbourne", tituló el periódico La Cuarta, mientras que La Tercera eligió un título similar en su edición digital: "González aplastó al alemán Haas y hace historia en Oceanía".

"Gonzalez finalista en Australia en el mejor momento de su carrera", tituló El Mercurio, mientras que La Nación fue más allá: "González ídolo. Ahora que se venga Federer".

Claro que el chileno, cuarto tenista sudamericano en llegar a la final en Australia, deberá jugar aún mejor si pretende molestar al notable Federer, quien defiende el título que conquistó el año pasado , que en apenas una hora y 23 minutos, trató a Roddick como a un principiante.

Federer impone muchísimo respeto y sus números intimidan, tanto como el 9-0 de ventaja en sus "duelos" personales con González.

El suizo, quien avanzó a una final de Grand Slam por séptima vez seguida (igualó la marca que estableció el australiano Jack Crawford entre 1933 y 1934), tiene como desafío ganar por tercera vez el abierto australiano y elevar su cosecha a 10 Grand Slam, y también llevarse el torneo sin ceder un set, algo que sólo hizo el legendario sueco Bjon Borg, en Roland Garros 1980.

Federer, campeón en Australia en 2004 y 2006 (en 2005 perdió la final ante el ruso Marat Safin), tiene todo a su favor para conquistar su 46to. ATP y décimo Grand Slam, que se agregaría a sus trofeos en Wimbledon 2003, 2004, 2005 y 2006, más las tres últimas ediciones del US Open, en 2004, 2005 y 2006.

Dejá tu comentario