Huracán empató y el que festejó fue Gimnasia

Deportes

Huracán, con el debut de Roberto Pompei como entrenador, empató 1 a 1 con Arsenal de Sarandí, en encuentro válido por la tercera fecha del torneo Clausura de fútbol de primera división.

Javier Cámpora abrió el marcador para Huracán a los 51minutos, y Mauro Óbolo empató para Arsenal a los 63.

El partido, desarrollado en el estadio Tomás A. Ducó de Parque de los Patricios, contó con el arbitraje de Mariano González.

Con este resultado, Huracán acumula dos puntos y sigue en zona de promoción, apenas por delante de Quilmes y Gimnasia y Esgrima La Plata, que están en descenso directo. Arsenal, por su parte, suma cuatro unidades y quedó a tres de los líderes, River y Olimpo.

Pompei evidenció sus intenciones desde la formación misma, en la que apostó a los jugadores de mayor experiencia para empezar a salir de esta complicada coyuntura: Ángel Morales como enganche y Rolando Zárate como compañero de Cámpora en el ataque.

Pero la estrategia del flamante entrenador, ese golpe anímico que significaba la presencia de los líderes probados, quedó maniatada por Arsenal, que respondió con mejores argumentos futbolísticos.

Orden y despliegue en el mediocampo, defensa cerrada, aprovechamiento de los laterales, en fin, el sello Gustavo Alfaro. Así Arsenal ganó posesión de pelota y dominio territorial, aunque unos y otros terminaron desnudando sus carencias ofensivas y las llegadas de riesgo fueron contadas.

El peligro se redujo a un tiro de Morales desde dentro del área que rechazó Campestrini, para el local; y un gol anulado a Jorge Ortíz, en la visita. El primer tiempo se fue en un justo 0-0.

Poco había pasado en el complemento (una proyección de Claudio Mosca por la izquierda mal resuelta, la salida de Matute Morales), cuando Huracán se puso en ventaja, a los seis minutos, con un cabezazo del goleador Cámpora tras centro de Maidana.

Alfaro apeló entonces al banco, donde tenía soluciones: Franzoia y, sobre todo, Luciano Leguizamón. Doce minutos le duró a Arsenal la desventaja, hasta que el propio Leguizamón le ganó una pelota a Quintana por la derecha y envió el centro preciso para Óbolo, quien, también de cabeza, estableció el empate.

En los minutos posteriores, y hasta el final, quedaron expuestos todos los problemas defensivos de Huracán (lo tuvo Franzoia entrando solo por la derecha, lo tuvo Juan Pablo Caffa de cabeza en el área, lo tuvo Lisandro López anticipándose en un centro a Monzón), pero entre la suerte y la ineficacia del rival salvó el empate.

Dejá tu comentario