Independiente sólo alcanzó un empate

Deportes

Fue empate. Se repartieron todo: los muchos errores y los escasos aciertos. En ese marco se jugó el partido y en verdad el marcador se movió porque a Zurita le dejaron un gran espacio para enviar un remate rasante que Cristian Castillo envió a la red. Luego el empate, cuando un remate de González hizo «carambola» entre manos y piernas de Islas y ganó la red, cuando en la jugada anterior el arquero había sacado un remate de Cámpora que llevaba destino de gol.

La imprecisión, «prestarse» la pelota, pocas ideas, fue la constante de este encuentro inaugural (para la Argentina) de esta Copa Sudamericana. Tal vez lo mejor fue cuando Rosario Central pudo agruparse, salir desde el medio y tratar de llegar con pelota a ras del piso. Un poco por virtud propia y algo más por desacierto en la marca de la línea de fondo de Independiente, fue lo que determinó -por lo menos-una mejor imagen de los rosarinos.

Independiente se movió con alguna soltura cuando la pelota pasó por los pies de Manso o algúnintento de Castillo. Si el equipo se mostraba dubitativo, lo fue más por dos razones: la expulsión de Franco y la falta de audacia de Ruggeri, tal vez procurando aferrarse a un esquema de mayores virtudes defensivas, cuando tenía sentados en el banco a dos jugadores como para arriesgar un poco más.

Dejá tu comentario