Infantino busca apoyo de Trump y mudaría sede de la FIFA a EEUU

Deportes

El suizo se reunió con el mandatario norteamericano y debatió la instalación de un cuartel general del ente de cara al Mundial que organizarán en forma conjunta ese país con Canadá y México. Además, asistió a la Casa Blanca a la firma de un acuerdo de paz entre Israel, Bahréin y los Emiratos Árabes Unidos.

A Gianni Infantino le calzaría como anillo al dedo la frase “no tiene un pelo de zonzo”. Es sabido que al actual presidente de FIFA se le abrió un proceso penal en su contra junto con el fiscal general Michael Lauber por supuestos casos de encubrimiento de la corrupción en el máximo ente del fútbol mundial.

El caso interno que se investiga contra Lauber tiene que ver con una reunión que mantuvo con Infantino en junio de 2017 en un hotel en Berna, Suiza. El fiscal Stefan Keller, nombrado en el cargo el pasado 29 de junio, descubrió que los posibles delitos sucedían durante esos encuentros incluían abuso de cargos públicos, violación del secreto oficial, “asistencia a delincuentes” e “incitación a todos estos actos”.

Infantino llegó a su cargo de presidente de la FIFA en febrero de 2016, después de ganar las elecciones que se celebraron tras el estallido del denominado FIFA-Gate en mayo del 2015, el caso de corrupción que destapó Estados Unidos y por el que se detuvo a varios dirigentes y empresarios ligados a compañías dueñas de derechos de comercialización y de televisación. Eso impidió que Joseph Blatter fuera reelegido en las elecciones de 2015, cuando se produjo el escándalo.

Tal vez, por estar en el ojo de la tormenta en su país y para no caer como sus antiguos pares en las garras del Tío Sam, es que está buscando apoyo en Estados Unidos y, para eso, nada mejor que hacer buena letra con el actual presidente Donald Trump, quien además irá en busca de la reelección el próximo 3 de noviembre.

Infantino asistió a la Casa Blanca en la firma del acuerdo de paz impulsado por Estados Unidos entre Israel, Bahréin y los Emiratos Árabes Unidos. “El fútbol tiene la capacidad de derribar las barreras y unir a las personas”, afirmó el dirigente al respaldar públicamente el acuerdo de paz en Medio Oriente que contó con la mediación del presidente estadounidense, Donald Trump. “Esperamos que contribuya a zanjar las diferencias y a promover los gestos de buena voluntad y comprensión y también a un cambio positivo para el mundo, sobre todo frente a la incertidumbre que afrontamos en la actualidad”, agregó.

Infantino aprovechó la reunión con Trump para debatir la instalación de un cuartel general de la FIFA en Estados Unidos de cara al Mundial que ese país coorganizará en 2026 con México y Canadá. Una Copa del Mundo que, en opinión del presidente de la FIFA, debería servir como “catalizador para desarrollar e impulsar la práctica del fútbol en Estados Unidos”, donde este deporte incrementó su popularidad en los últimos años.

Infantino le agradeció a Trump “por el gran compromiso demostrado hacia el Mundial de 2026 y por un futuro venturoso del fútbol en Estados Unidos”.

Durante su estadía, el dirigente ítalo-suizo visitó las oficinas del Departamento de Justicia y se reunió con el procurador general Williams Barr, a quien le agradeció personalmente “por su lucha contra la corrupción en el fútbol”. Infantino comprometió la “permanente y plena colaboración de la FIFA con el Departamento de Justicia norteamericano en lo relativo a las actividades criminales vinculadas con el fútbol”.

“Desde mi elección como presidente de la FIFA hemos demostrado determinación para erradicar las prácticas desleales y delictivas que mancharon la reputación de la entidad”, comentó Infantino. “También hemos reiterado nuestra voluntad de cooperar y asistir a las autoridades en las investigaciones o en las acciones penales iniciadas contra la corrupción, un fenómeno que no debe tener lugar en el fútbol”, agregó.

Ante esta relación casi carnal cabe preguntarse si la FIFA mudará su sede de Suiza a los Estados Unidos. El ente rector del fútbol mundial siempre estuvo presente en el continente europeo, desde sus inicios, cuando su sede se fundó en Francia, allá por 1904, hasta que en 1932 se instaló en Zúrich.

Tal vez el cambio de Suiza a los Estados Unidos sea una estrategia de Infantino para eludir a la justicia suiza, evitar cargas impositivas y afincarse en el país en el que se destapó la olla del FIFA-Gate, tratar de blindar su propia imagen y la de sus actuales directivos.

Para eso que mejor que buscar el apoyo y resguardarse el ala del poderío de lo Estados Unidos.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario