Lamont Marcell Jacobs dio la sorpresa y ganó los 100 metros en Tokio 2020

Deportes

El italiano, que no estaba en los planes de nadie, se impuso con un un tiempo de 9.80 segundos, que además marcó un nuevo récord europeo, y se llevó la medalla de oro en la competencia.

Lamont Marcell Jacobs sorprendió al mundo del atletismo y ganó los 100 metros llanos, la prueba de velocidad más emblemática de los Juegos Olímpicos, con lo que se convirtió en el sucesor del jamaiquino Usain Bolt.

El italiano, que no estaba en los planes de nadie, se impuso con un un tiempo de 9.80 segundos, que además marcó un nuevo récord europeo, y se llevó la medalla de oro en la competencia.

https://twitter.com/TheAthletic/status/1421825031986896901

Jacobs se convirtió en el primer atleta europeo que se proclama campeón olímpico en la línea recta desde el británico Linford Christie en Barcelona-1992. Superó al estadounidense Fred Kerley (9.84), plata, y al canadiense Andre De Grasse (9.89), bronce.

Se trata de una auténtica hazaña para Jacobs, un velocista de 26 años nacido en El Paso (Texas, Estados Unidos) de madre italiana y padre estadounidense.

Italia nunca había conseguido entrar en el podio olímpico en la línea recta.

Lamont Marcell Jacobs no entraba en los pronósticos para esta prueba estrella de la velocidad, la más esperada tradicionalmente en las competiciones de atletismo.

Hasta ahora había destacado sobre todo en competiciones en pista cubierta y este año se proclamó campeón europeo en sala en Torun (Polonia).

No estuvo en estos Juegos Olímpicos el campeón del mundo, el estadounidense Christian Coleman, suspendido por tres faltas en sus obligaciones de localización para controles antidopaje.

El favorito para los 100 metros de estos Juegos era teóricamente el estadounidense Trayvon Bromell, el hombre que llegaba a Japón con el mejor crono de 2021, pero el atleta de Florida quedó eliminado inesperadamente en las semifinales este domingo, confirmando que Tokio-2020 estaba ante una de las carreras olímpicas de 100 metros más abiertas e inciertas de la historia, como finalmente ocurrió.

La línea recta había perdido parte de leyenda con la salida de Bolt. Y también el sentido de show que el jamaicano le imprimía a la prueba. Pero una página se dio vuelta y emocionó con la sorpresa.

El "teasing" ya tenía calidad después de unas semifinales de alto voltaje: el favorito estadounidense Trayvon Bromell se quedaba afuera de la final, al igual que el subcampeón olímpico de 2012 Yohan Blake, privando a Jamaica de una final por primera vez desde Sídney-2000. Todo un simbolismo.

La presión hizo explotar al británico Zharnel Hugues, autor de una falta grosera con partida falsa en la final.

Sólido en su salida, Jacobs poco a poco se fue metiendo en la historia de los Juegos y terminó alzando sus musculosos brazos cuando se dio cuenta que era el nuevo campeón olímpico de la prueba reina de Tokio-2020.

Era imposible prever la consagración de un atleta que jamás había bajado los diez segundos antes de esta temporada, que no tenía ninguna final internacional en su carrera, ningún podio de renombre al aire libre, incluso europeo, y que bajó 23 centésimas de segundo a su mejor crono en algunos meses.

Jacobs empezó a levantar en 2021. Campeón de Europa en sala en este invierno boreal en Torun (Pologne), antes de romper todos los pronósticos este verano boreal: 9.95 en mayo y 9.84 en semifinales este domingo, antes de la gloria de la noche.

Con Bolt como rey olímpico desde Pekín-2008, la consagración de casi un desconocido hace difícil definirlo como un verdadero sucesor del jamaicano.

Era una noche de gloria para Italia, que unos minutos antes celebraba también casi sin aguardarlo la consagración del saltador en alto Gianmarco Tamberi, compartiendo el oro con el catarí Mutaz Essa Barshim, y que luego tuvo el privilegio de ser el primer en abrazar a Jacobs apenas acabar la prueba de velocidad.

Dejá tu comentario