Kirchner recibió a jugadores de Boca en Casa de Gobierno

Deportes

El presidente Néstor Kirchner recibió hoy a algunos integrantes del plantel de Boca, que hace dos semanas lograron para el club de La Ribera la sexta Copa Libertadores de América.

Kirchner se entrevistó en su despacho con el goleador Martín Palermo, el arquero Mauricio Caranta y los juveniles Mauro Boselli y Jonhatan Maidana, junto al presidente del club, Pedro Pompillio y al entrenador Miguel Angel Russo.

Los jugadores "xeneizes" llegaron a la Casa Rosada junto a la Copa que por sexta vez ganaron para el club y la depositaron en el escritorio presidencial para la primera foto.

Kirchner, con mucho humor se agachó y buscó la placa donde figuran los diferentes ganadores del torneo continental y se alegró al encontrar el de Racing, campeón en 1967.

En ese momento, como es habitual, Kirchner invitó a un integrante del plantel a ubicarse en el sillón presidencial y allí se sentó Palermo, quien disfrutó del momento histórico.

Luego, el jefe de Estado, los jugadores, el dirigente y el director técnico se sentaron en la mesa de trabajo de la Casa de Gobierno, junto al secretario de Deportes, Claudio Morresi y el intendente de 3 de Febrero, Hugo Curto.

Muy cerca estaban tres funcionarios de alto rango del Gobierno nacional, el ministro de Trabajo, Carlos Tomada, el secretario Legal y Técnico, Carlos Zanini y el secretario general de la Presidencia, Oscar Parrilli, todos hinchas fanáticos de la "azul y oro".

La reunión, amena y llena de cargadas futbolísticas, se extendió por casi una hora, y durante su visita los jugadores estuvieron firmando camisetas y banderisnes que le acercaban los empleados de la sede gubernamental.

Los invitados le regalaron al presidente una camiseta oficial de Boca y el banderín del club, mientras el mandatario intentaba averiguar si ya estaba confirmada la continuidad de Palermo en el equipo "xeneize".

Kirchner, un reconocido futbolero, les confesó que vio muchos partidos de Boca en la Copa Libertadores, especialmente en los tramos finales del torneo.

Por su parte, ante una pregunta de Palermo sobre si jugaba al fútbol, Kirchner contestó que le "encantaba" y se definió como "un volante de marca y presión".

En otro orden, Palermo le contó al presidente que hace un año se moría un sobrino suyo de nombre Stéfano y justo hoy, el artillero inauguró una residencia para chicos carenciados.

En ese sentido, el primer mandatario lo apoyó a que siga "adelante" con esta iniciativa y se puso a su "disposición" ante cualquier necesidad.

Al fin del encuentro, el Secretario de Deporte, Claudio Morresi dijo que este logró "representa otro importante logro para el deporte argentino".

El funcionario, que fue ganador como futbolista de esta copa en 1986 con River Plate, dijo que tanto él como el presidente "no son hinchas de Boca, pero es un orgullo que esta copa este de vuelta en las vitrinas de un club argentino".

En tanto, a la salida de la reunión uno de los jugadores invitados dijo que el presidente le pareció "muy gracioso" y que le llamó la atención su vestimenta para recibirlos: "una corbata roja y una camisa blanca".

Dejá tu comentario