Lanús se despidió de la Libertadores en medio de un escándalo

Deportes

Lanús quedó eliminado de la Copa Libertadores al empatar 0 a 0, como local, ante Universitario de Perú, en un encuentro válido por la última fecha de la primera fase, jugado en el sur bonaerense.

Con este resultado, Lanús quedó relegado al tercer puesto del grupo 4, por detrás de Libertad de Paraguay -ya clasificado para octavos de final- y Universitario.

Al finalizar el encuentro, jugadores de ambos equipos se enfrentaron dentro del campo de juego, algunos de ellos a golpes de puño.

Una infracción de Leandro Díaz sobre el arquero Raúl Fernández originó la batahola, aunque la intervención policial puso fin a la violencia.

Lanús necesitaba ganar para clasificarse, pero tuvo muy poco peso ofensivo y además se encontró con un rival bien parado, aunque demasiado cauteloso.

El equipo local buscó, sin demasiadas ideas, pero apenas tuvo una situación clara en la parte inicial, con un cabezazo de Pelletieri que se estrelló en el travesaño.

Antes y después, incluso en la parte complementaria, abusó del pelotazo, lo que facilitó la tarea de los defensores de Universitario y aisló a Díaz y Castillejos, sus hombres de punta.

El conjunto peruano, por su parte, jugó lento, trató de asegurar cada pase y finalmente se llevó un punto que lo dejó muy cerca de la clasificación.

Un tiro de Carmona, que se fue apenas alto, fue una de los avisos que dio Universitario, aunque la jugada más concreta la tuvo en los pies del recién ingresado Ruíz Díaz, quien eludió a un defensor, al guardavallas y de frente al arco remató apenas desviado.

Lanús se jugó el resto en los minutos finales, enceguecido y sin ideas, buscó por arriba, estuvo cerca con un cabezazo de Díaz pero le faltó claridad.

Enseguida llegó el final, la frustración y también la impotencia que derivó en los incidentes dentro del mismo terreno de juego.

Dejá tu comentario