Lanús revirtió un partido adverso y avanza en la Copa Argentina

Deportes

En Arsenal, el "Granate" se lo dio vuelta a Real Pilar y ganó 3-1. Sand, Orozco y Orsini marcaron para el vencedor, mientras que Crego había anotado para los de la C.

Lanús pasó este martes de ronda en la Copa Argentina al vencer por 3 a 1 a Real Pilar, de la Primera C, favorecido por dos errores puntuales del árbitro Nazareno Arasa, que lo favorecieron e inclinaron la balanza hacia el lado del equipo de la Liga Profesional para superar esta instancia de 32avos. de final.

Los dos conjuntos salieron con similares esquemas tácticos: 4-2-3-1, pero los hicieron prevalecer por orden "jerárquico", ya que la primera mitad le correspondió al equipo de primera división y la segunda al de la C.

Cuando le tocó el turno al "Granate" le faltó profundidad y sus ideas se nublaron a partir de tres cuartos de cancha, mientras que cuando le llegó el turno a los del Norte del Gran Buenos Aires tuvieron más contundencia perforando por el costado izquierdo de la defensa de los del Sur y concretando por el medio con un zurdazo esquinado del volante creativo Diego Crego.

Ese gol le bajó el telón al primer tiempo, pero apenas arrancó el segundo llegó un penal a Matías Esquivel que José Sand cambió por gol con su habitual categoría.

Sin embargo esto no arredró a Real Pilar, que fue otra vez por lo perdido y pasó a ejercer una presión que volvió a confundir a Lanús, hasta que llegó un error grave del árbitro Nazareno Arasa que terminó perjudicando ostensiblemente al conjunto vestido de blanco.

El zaguero central "Granate" Matías Pérez le cometió una falta de expulsión a Nahuel Ríos, uno de los jugadores más hábiles de Real Pilar, con una violenta "plancha" sobre la tibia derecha que le provocó minutos después la salida del campo de juego lesionado. Sin embargo, Arasa solamente amonestó al defensor de Lanús.

Esta falla de Arasa desnaturalizó el partido porque apenas cinco minutos después de esa incidencia, a los 25, el recién ingresado Franco Orozco, en posición adelantada, puso en ventaja a Lanús tras una habilitación de Lautaro Acosta.

Esos dos errores que beneficiaron claramente al equipo de la Liga Profesional derivaron en el enojo de los jugadores de Real Pilar (y de sus allegados, que a partir de entonces se pasaron insultándolo de arriba abajo), que empezaron a poner la pierna con más fuerza y castigaron duramente a Tomás Belmonte y el mencionado Orozco en busca de revancha, aunque en realidad el responsable de la derrota era el árbitro del partido. Y hasta un remate de Alexandro Bernabei en el palo podría haber elevado la diferencia.

Por eso, el tanto convertido por Nicolás Orsini con mucho de fortuna en el minuto final, cuando ya todo se había terminado, ya que quiso habilitar a Sand y el balón rozó en el pie izquierdo del defensor Nazareno Fernández Colombo descolocando al arquero Tomás Sultani, no entró en el contexto de lo que fue el desarrollo del encuentro.

De esta manera Lanús, que penó para superar a un equipo de la Primera C, se las verá en la próxima instancia de la Copa Argentina, por 16avos. de final, con un par de la Liga Profesional como Patronato, de Paraná.

Dejá tu comentario