McLaren, bajo amenaza de insolvencia, busca salvataje de 300 millones de euros

Deportes

Mumtalakat Holding Company, fondo soberano de Bahréin tiene el 56% de la empresa y también es propietario del 44% del Banco Nacional de ese país asiático. Aparece ahora como principal candidato a concederle un préstamo.

La crisis económica derivada de la pandemia del nuevo coronavirus está asfixiando a muchos equipos de la Fórmula 1. Sin embargo, el más complicado parece ser McLaren, que está atravesando una situación crítica y necesita urgentemente que la temporada vuelva a ponerse en marcha. Además del Covid-19, todas las malas decisiones tomadas en los últimos años (renunció a su suministrador de motores exclusivo, Honda, que además pagaba gran parte de las facturas) hacen que necesite de un rescate de sus socios bareiníes para poder seguir en la máxima categoría del automovilismo mundial después de haber hipotecado gran parte de su patrimonio.

McLaren tuvo que acudir a los tribunales tras sufrir el bloqueo de sus planes de refinanciación por parte de un grupo de acreedores. Ahora, la escudería británica ve en el Banco Nacional de Bahréin la solución a sus problemas a corto plazo. Con fecha límite del 17 de julio, necesita obtener liquidez para hacer frente a las deudas contraídas a raíz de la pandemia que tanto está afectando al mundo y, en este caso puntual, a la industria automotriz.

McLaren ha realizado diferentes movimientos paliativos, pero la situación no parece estabilizarse y la firma británica tuvo que estudiar diferentes vías de financiación adicionales. Recientemente surgía en Gran Bretaña la noticia sobre una posible venta de un porcentaje para salvar la amenazante crisis de liquidez. Parte de la estrategia plantea la venta de activos inmobiliarios como la sede de Woking, que aportaría capital al desprenderse de la propiedad pero el equipo mantendría la posesión en régimen de leasing. Sin embargo, sus planes sufrieron un revés importante al ver cómo estos quedaban bloqueados por un grupo de inversores.

mclaren.jpg
La colección de monoplazas históricos de McLaren representa uno de los grandes activos de la compañía británica de automoviismo que se encuentra en graves problemas financieros.

La colección de monoplazas históricos de McLaren representa uno de los grandes activos de la compañía británica de automoviismo que se encuentra en graves problemas financieros.

La intención de McLaren era obtener préstamos avalados con la fábrica y la colección de vehículos históricos, pero dicho grupo de inversores afirma que tanto el McLaren Technology Centre como su colección patrimonial ya fueron empleados como aval en una operación similar en 2017. Esta situación llega tras una refinanciación de 330 millones de euros realizada por los accionistas en marzo pasado, así como un ERTE y rebaja de sueldo a los empleados, que ya en mayo vieron cómo la empresa iniciaba un plan de 1200 despidos distribuidos por todo el Grupo McLaren.

Además, McLaren Racing estima vender el 30% de sus acciones a nuevos inversores para así aumentar su presupuesto de cara a la preparación del nuevo reglamento técnico de la Fórmula 1, que llegará en 2022. McLaren Automotive, McLaren Electronic Systems y McLaren Applied Technologies, las otras tres ramas de la compañía, no pueden inyectar fondos en el equipo de carreras porque sus ventas han estado paralizadas, ya que la escudería británica fue la primera en acogerse a un ERTE cuando empezó la pandemia.

Mclaren1.jpg
Vista externa de la sede de la compañía británica McLaren, el MTC, en Woking.

Vista externa de la sede de la compañía británica McLaren, el MTC, en Woking.

Por todo esto, los titulares de los bonos previamente concedidos consideran que el plan pone en riesgo la seguridad de sus propios préstamos, por lo que McLaren acudió a los tribunales para intentar desbloquear la situación. Desde el Grupo se alega que “si se excluyera el valor de la marca McLaren y la propiedad intelectual, los Heritage Cars (monoplazas históricos) y las Properties (activos inmobiliarios) reportan casi la quinta parte de los ingresos del Grupo, y suponen casi una cuarta parte de todos los activos del mismo”, por lo que no perjudicarían los derechos favor de los acreedores.

El plan del Grupo pretende captar otros 300 millones de euros aproximadamente, “liquidez adicional que sería suficiente para que pueda mantener sus operaciones hasta entrar en 2021”, según explican desde McLaren. Mientras tanto, la compañía británica sigue buscando alternativas, siendo la última una relacionada con su accionista principal: Mumtalakat Holding Company, fondo soberano de Bahréin que posee el 56% de la empresa y que también es propietario del 44% del Banco Nacional de Bahréin.

Esta última entidad es la que aparece ahora como principal candidata a conceder un préstamo a McLaren en condiciones ventajosas, lo que solucionaría parcial o íntegramente los problemas de liquidez que hacen necesaria una inyección de capital de 308 millones de euros.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.