Comienza juicio por el "FIFAgate": un argentino entre los acusados

Deportes

Dos altos ejecutivos se sentarán en el banquillo de los tribunales de Nueva York este martes para responder a las acusaciones de corrupción, fraude y lavado de dinero.

El argentino-estadounidense Hernán López y el mexicano-estadounidense Carlos Martínez responderán este martes a acusaciones de corrupción, fraude bancario y lavado de dinero, en el marco de la sonada causa por sobornos en la FIFA que estalló en 2015.

Martínez y López trabajaron en la empresa 21st Century Fox y el grupo Full Play, una agencia de marketing deportivo con sede en Buenos Aires, y propiedad de los acusados argentinos Hugo y Mariano Jinkis.

Ambos son supuestos responsables del pago de sobornos a directivos de la Conmebol para asegurarse de que su empresa mantuviera los derechos de TV de los principales torneos sudamericanos.

Además, se los acusa de haber comprado información privilegiada para la licitación de las transmisiones de TV de los Mundiales de Rusia 2018 y Qatar 2022.

Fox ganó ambos derechos por contratación directa cuando López era director ejecutivo de Fox International Channels, empresa que estaba dentro del paraguas de la 21st Century Fox.

En tanto, Martínez fue presidente de Fox International Channels cuando se desarrollaron los acontecimientos investigados.

Ambos exejecutivos de la industria televisiva quedaron en libertad condicional y no pueden salir de los Estados Unidos.

La justicia del estado de Nueva York los acusa de, entre 2005 y 2015, “haber facilitado el pago y la ocultación de sobornos anuales y pago de comisiones ilegales” a funcionarios de la Confederación de fútbol de Sudamérica (Conmebol) a cambio de lucrativos contratos de transmisión de partidos de la Copa Libertadores y otros eventos futbolísticos.

Además, de "obtener información privilegiada" para hacerse con los derechos de transmisión en Estados Unidos de los partidos de los Mundiales de 2018 y 2022.

En 2020, López se declaró inocente. El tribunal que tramita la causa le impuso entonces una fianza de US$ 15 millones, lo obligó a permanecer en su casa entre las 10 de la noche y las 6 de la mañana y a que entregara su pasaporte.

López dejó la Argentina tras la crisis de 2001 y al momento de pagar su fianza, presidía la empresa de podcasts Wondery, de la que también era accionista.

Dejá tu comentario