Passarella pidió disculpas y ratificó: "No creo que tenga que irme"

Deportes

El presidente de River, Daniel Alberto Passarella, rompió el silencio tras el descenso sufrido por el conjunto de Núñez. "No creo que me tenga que ir", expresó el dirigente que conduce a la institución desde diciembre de 2009.

"A mi me duele porque a River lo llevo adentro. Defendí esta camiseta", manifestó el "Kaiser" quien agregó: "Si alguno cree que no hice lo que tenia q hacer para salvar al club, le pido disculpas".

Además, reveló que el ahora exentrenador del equipo, J.J. López, "se despidió muy apenado" y que "es una persona excepcional que injustamente le toco vivir esta situación. El fútbol es así, hace 3 meses el 'Negro' (por López) era Dios, porque River iba primero, pero bueno, después nos tocó descender".

Asimismo, remarcó que "hubo unanimidad absoluta para designar a Almeyda, un hombre del club que tiene el porte para desempeñar esta función". Sin embargo, admitió que el ex volante "necesita a alguien que conozca la divisional" dentro de su cuerpo técnico.

En tanto, por primera vez habló sobre su pelea con el presidente de la Asociación del Fútbol Argentino (AFA), Julio Humberto Grondona. "Quiero saber si alguna vez me vieron criticar a algún arbitro, algo de la AFA de Grondona. Nunca lo hice. Hace 3 meses que no iba a la AFA pero cuando no aguante mas ahí dije lo que tenía que decir en el lugar que corresponde". Pero luego sentenció: "Sigo esperando un cambio en el fútbol argentino que no va a tardar en llegar".

Además, respondió a las críticas que se le hace por supuestamente ser "soberbio". "¿Cómo hay q vivir? ¿Arrodillándose ante la gente? ¿Pidiendo limosnas?. Yo no soy así. No voy a cambiar, voy a seguir siendo de la misma forma a como me votó la gente de River", cuestionó.

Por último, sobre lo sucedido en el Monumental, expresó que "lo de Córdoba estuvo todo organizado. Sé quienes fueron pero no lo puedo decir porque no tengo pruebas". "Entiendo a aquellos hinchas verdaderos que estaban enojados, pero también hubo una maniobra política. Hay un grupo de dirigentes que se quedó afuera y que quiere volver, piensan en un golpe de Estado", agregó.

"Ahora dicen que van a clausurar la cancha, ¿Por qué? Si nosotros pagamos un operativo con 2.200 policías. ¿Qué culpa tenemos si hubo fallas en el operativo", ultimó.

Dejá tu comentario