13 de noviembre 2008 - 00:00

Prueban el dobles con Acasuso-Calleri

Alberto Mancini probó ayer con José Acasuso y Agustín Calleri como integrantes del dobles que jugará el sábado.
Alberto Mancini probó ayer con José Acasuso y Agustín Calleri como integrantes del dobles que jugará el sábado.
El primer día de prácticas formales de cara a la final de la Copa Davis dejó algunos indicios de lo que puede ocurrir entre el 21 y el 23 de noviembre en el Polideportivo Islas Malvinas de Mar del Plata.

Sin la presencia de Rafael Nadal, es sabido que David Nalbandian podría optar por no exigirse el sábado en el dobles, para estar tranquilo en una hipotética final el domingo.

Más si se piensa que el primer día de competencia el cordobés tendrá que enfrentar al duro David Ferrer, el flamante número 1 del equipo ante la baja del mallorquín por lesión.

Así, ante esa comunicación que habría mantenido Nalbandian con el capitán Alberto Mancini, los elegidos para formar pareja serían los otros dos integrantes del equipo argentino, José Acasuso y Agustín Calleri, quienes juntos llegaron a la semifinal del torneo de Basilea, sobre carpeta.

Con David evidenciando algunos problemas físicos sobre el final de una dura temporada, que lo obligó a tomarse un descanso en su ciudad natal, Mancini tendría más sólida que nunca la idea de juntar al misionero y al riocuartense el sábado en el dobles.

Por eso ayer los hizo entrenar juntos en el court del Islas Malvinas, que lució un poco menos sucio, pero todavía no del todo listo para la gran final por la Ensaladera de Plata, que ya está en Buenos Aires.

Los tenistas probaron la superficie luego de que el martes la empresa Composan, encargada de colocar la carpeta sintética, aplicara una nueva capa de resina para hacerla un poco más lenta, cumpliendo con un pedido expreso de los jugadores y del capitán Alberto Mancini.

Calleri y Acasuso estuvieron durante la mañana entrenando dobles, mientras que Nalbandian llegó poco antes de las 14.30 y comenzó a entrenarcon Eduardo Schwank.

Además de hacer la superficie más lenta a pedido de los jugadores, la cancha fue pintada de azul intenso, mientras que el perímetro que la rodea, por donde también se desplazan los tenistas durante el juego, quedó de color celeste.

El objetivo de este cambio pasa puntualmente porque resalta el color amarillo de las pelotas.

Todavía no se pintaron las líneas demarcatorias, lo que se hará la semana próxima, ante la posibilidad de que los tenistas soliciten alguna otra modificación.

Poco antes de las 15, la representante en la Argentina de Composan, Susana Lokman, informó que Nalbandian responderá en las próximas horas si él o alguno de los otros integrantes del equipo nacional estaban conformes con la superficie o si habría que realizar alguna otra modificación.

La poca cantidad de boletos, aun cuando sus precios resultan prohibitivos para el común de la gente, llevó a muchos a recurrir a los revendedores, que a través de Internet llegaron a ofrecer abonos que costaban entre 300 y 1.300 dólares, al doble de su valor (se llegó a pedir hasta 3.000 dólares).

Dejá tu comentario

Te puede interesar