Schwartzman se despide del Abierto de Australia ante un desconocido tenista local

Deportes

El "Peque" perdió con Christopher O'Connell, número 175 del mundo. No quedan argentinos en el torneo.

Diego Schwartzman, primera raqueta argentina, se despidió en la segunda ronda del Abierto de Australia ante el local Christopher O'Connell, número 175 del mundo, quien lo venció por 7-6 (6), 6-4 y 6-4 en 3 horas y 7 minutos de juego.

El "Peque", decimotercer preclasificado en el primer Grand Slam de la temporada, tuvo una jornada olvidable con un servicio que no le funcionó: 7 dobles faltas y 69% de puntos ganados con su primer saque, lo que le permitió a su rival tomar 4 posibilidades de quiebre en el partido.

En su octava participación en Melbourne, Schwartzman no pudo alcanzar la segunda semana de competencia como sí lo hizo 2018 y 2020. Repitió la actuación de 2017 cuando fue eliminado tras ganar en el debut.

O'Connell, de 27 años, fue invitado por la organización del torneo y aseguró su mejor performance en torneos "majors", pues nunca había accedido a una tercera ronda, instancia en la que se medirá con el estadounidense Maxime Cressy (70º).

El australiano, cuyo mejor ranking histórico fue el puesto 111 alcanzado en septiembre de 2020, registra una foja de 7 victorias y 15 derrotas en el circuito de la ATP.

En tanto, el bonaerense Sebastián Báez tampoco pudo avanzar en el primer Grand Slam del año y perdió ante el griego Stefanos Tsitsipas por 7-6 (1), 6-7 (5), 6-3 y 6-4.

El griego eliminó al último tenista argentino en poco más de tres horas en el Margaret Court y ahora irá en la próxima ronda contra el francés Benoit Paire, quien se impuso frente al búlgaro Grigor Dimitrov por un ajustado 6-4, 6-4, 6-7 (4) y 7-6 (2).

Báez había logrado su primera victoria en un Grand Slam al derrotar al español Albert Ramos por 6-4, 4-6, 6-3, 1-6 y 6-2.

Así, no quedan argentinos en el actual Aus Open después de que ya fueran eliminados Federico Delbonis, Facundo Bagnis, Federico Coria, Tomás Etcheverry, Juan Manuel Cerúndolo y Marco Trungelliti.

Dejá tu comentario