Sin jugar, Gallardo se despidió de River

Deportes

Sentado en el banco, masticando un poco de bronca con tristeza, Marcelo Gallardo se despidió de los hinchas de River aunque sin jugar si quiera un minuto en la estrepitosa caída de su equipo ante Tigre por 5 a 1.

Antes del arranque del encuentro, Gallardo recibió una plaqueta y una camiseta con la inscripción "Gracias Muñeco", y luego se fundió en un emotivo y paternal abrazo con Daniel Passarella con una catarta de aplausos que bajaron desde las tribunas.

Estaba emocionado y esperaba despedirse de la mejor manera: dentro del campo, otorgando pinceladas de su calidad. Sin embargo, Tigre le jugó una mala pasada y se quedó sin su oportunidad.

Al término del primer tiempo, River caía sorpresivamente 5 a 0 y en el entretiempo el técnico Angel Cappa decidió los ingresos de Diego Buonanotte y Rodrigo Rojas, armadores como él pero jóvenes, con piernas frescas para impedir que se profundice el papelón.

El último cambio estaba reservado para Gallardo pero a los 21 minutos Alexis Ferrer se lesionó y antes que caer más hondo, Cappa mandó a la cancha a Nicolás Sánchez, otro defensor, y apagó así la posibilidad del "Muñeco".

El final del encuentro demostró el cariño incondicional de la hinchada con el ídolo, el equipo sufrió una de las peores derrotas en su historia pero la gente decidió ovacionar al experimentado enganche en su despedida del Monumental.

Gallardo regresó a River en enero de 2009 y se destacó en la victoria en la quinta fecha del Clausura de ese año frente a Arsenal con 2 goles, el primero de ellos con un tiro libre memorable.

En 1993, a los 17 años debutó oficialmente en el Club, de la mano de Passarella como director técnico.

Se consagró campeón en los torneos Apertura 1993, 1994, Copa Libertadores 1996, Apertura de 1996, Clausura de 1997, Supercopa de 97 y Apertura de 97 con River Plate.

El 14 de mayo anunció que no seguiría en el club: "Es el fin de mi ciclo en River" declaro en la rueda de prensa confirmando su decisión.

Dejá tu comentario