Ricardo Arriazu: "El último paquete de medidas le puso incertidumbre al tipo de cambio"

Economía

El economista consideró que el Gobierno tiene que evitar una devaluación y que posee instrumentos para hacerlo. Pero insiste en que para eso es condición recuperar la confianza. Para él, el problema no es económico sino político.

Para el economista Ricardo Arriazu la crisis que está atravesando la Argentina no es económica, sino política, y afirma que para poder revertirla es necesario que el Gobierno recupere la confianza. En una charla que ofreció a inversores privados -organizada por el Fondo Quinquela-, advirtió que dejar que el dólar oficial pegue un salto importante en su cotización “puede generar un problema de caos social” y consideró que tanto el ministro de Economía, Martín Guzmán, como la vicejefa de Gabinete, Cecilia Todesca, y el presidente del Banco Central, Miguel Pesce, “se dan cuenta del problema que tienen”.

A continuación, algunas de las definiciones de Arriazu:

El Gobierno tiene instrumentos para continuar todavía con su política y están absolutamente conscientes que mover el tipo de cambio oficial les puede generar un enorme problema. Yo comparto que puede generar un enorme problema de caos social.

Argentina no habría hecho una negociación de la deuda si el Presidente, la Vicepresidenta y el equipo económico no estuvieran de acuerdo. Y no estarían en negociación con el FMI si el Presidente, la Vicepresidenta y el equipo económico no estuvieran de acuerdo.

Vino una misión del FMI, pero eso no calmó las expectativas porque el discurso político de ese momento se radicalizó.

El último paquete de medidas le puso incertidumbre al tipo de cambio. ¡Qué locura! Como la gente no va a saber cómo se va a mover el tipo de cambio y piensa en dólares, va a pedir mucha más tasa de interés.

En 8 meses de 2019 exportamos por u$s42.000 millones pero se cobraron u$s36.500 millones. Importamos por u$s34.500 millones y pagamos por u$s21.000 millones. Por lo cual, nos financiaron u$s13.500.

Este año cayeron las exportaciones y cayó la liquidación, pero menos. Pero en importaciones bajamos de u$s34.500 millones a u$s26.000 millones y subimos los pagos de u$s21.000 millones a u$s26.000 millones. Por lo cual perdimos u$s13.257 millones de financiamiento. Acá está toda la pérdida de reservas. No son los 200 dólares.

El Fondo quiere llegar a un acuerdo con Argentina, está dispuesto a ser bastante flexible, pero no va a hacer ninguna negociación hasta después de las elecciones en Estados Unidos.

Podría llegar a aceptar a Argentina un déficit más grande y financiarlo, pero el Fondo lo primero que va a ver es cómo está la situación política de la Argentina.

Para recuperar la confianza, primero y fundamental tienen que dejarse de pelear en la alianza gobernante, cambiar el discurso, poner uno que dé confianza a los inversores, pero como eso no va a alcanzar tienen que anunciar un programa consistente, que tiene que ser ratificado por el FMI y como la gente va a seguir con dudas, tienen que conseguir plata fresca del Fondo.

Claramente Todesca, Pesce y Guzmán se dan cuenta del problema que tienen. Pero la parte política corre por su lado, quiere avanzar con sus ideas y eso genera pánico. El problema argentino en este momento ni siquiera es económico. Es político, que se traslada a la economía.

Dejá tu comentario