Austral/Aerolíneas: amenaza de paro por pelea de pilotos

Economía

El conflicto entre los pilotos de Austral y Aerolíneas Argentinas podría tener un nuevo capítulo a partir del jueves a la medianoche, momento a partir del cual los comandantes de Austral amenazan con ir a un paro que se prolongaría todo el fin de semana largo. Sin embargo, fuentes de la empresa se mostraron confiadas en que «se encontrará una solución que deje conforme a todos».

La pelea se origina en el hecho de que un avión MD-83 matrícula LV-VAG, que es propiedad de Aerolíneas Argentinas, dejó de volar para Austral desde el domingo pasado. La máquina quedó varada en el aeropuerto de Resistencia al vencerse el contrato de alquiler a favor de Austral.

El hecho puede resultar incomprensible para el gran público, pero tiene su raíz en la profunda división que existe desde siempre entre los comandantes de ambas aéreas, que además tienen el mismo accionista principal (el grupo Marsans). Los pilotos de Aerolíneas, agrupados en APLA, exigen que todos los MD que vuelan para Austral «regresen» a Aerolíneas; a su vez los de Austral, nucleados en UALA, exhiben un documento firmado por el ministro Carlos Tomada y un representante de la empresa por el que se comprometen a mantener sin cambios el número de aviones que conforman la flota de Austral. Si el LV-VAG cambia de colores, se violaría ese compromiso, dicen en UALA. Desde la empresa aseguran que ese MD «será reemplazado por otro; en este momento los que sobran son aviones porque estamos en plena temporada baja». De hecho, de los 22 aparatos de la flota de Austral, la mitad estaría en mantenimiento para aprovechar la falta de pasajeros que -además- provocó el conflicto entre el gobierno y el campo.

UALA advierte que el paro «es para que no se queden sin trabajo cien personas, que es lo que ocupa cada avión», y acusan a la empresa de tener a un gerente de operaciones en Aerolíneas Argentinas (Daniel Rivas) que responde a Jorge Pérez Tamayo, el hombre que conduce el sindicato de los pilotos de Aerolíneas. Lo cierto es que la incidencia de los gremios en el gobierno del grupo Aerolíneas/Austral es cada vez mayor, algo que no suele suceder en las aéreas de ninguna parte.

Se supone que el ingreso de Juan Carlos López Mena, el socio «nacional» que tomará parte del capital de Aerolíneas/Austral cuando se cierre la negociación con Marsans, pondrá coto a esta desmesurada presión gremial sobre los destinos de la compañía. Como ejemplo baste decir que Aerolíneas Argentinas está a punto de devolver tres Airbus A-320 (mucho más modernos que el resto de su flota) porque los pilotos se niegan a tripularlos. La razón: exigen que antes retornen los MD que opera Austral.

En un comunicado, los pilotos de Austral responsabilizan «directamente a la secretaria de Transporte por el conflicto ya que los representantes del Estado Nacional en el directorio de Aerolíneas Argentinas se negaron a tratar la prórroga del contrato de alquiler del avión en cuestión», lo que «inevitablemente ocasionaría un nuevo conflicto». Agregan que «estamos en presencia de un plan orquestado para hacer desaparecer a Austral, empresa con 50 años de vida, y hacemos llegar nuestras disculpas a los pasajeros por los inconvenientes que esta situación pueda ocasionarles.»

Dejá tu comentario