Día agitado en concesionarias a la caza de últimos autos antes del impuestazo

Economía

Compradores oportunistas buscaban hacerse de los modelos que quedarán afectados por Internos, vendedores pedían más 0 km a importadores y terminales, y distribuidores se apuraban a nacionalizar.

Con los ojos puestos en lo que sucedía en el Congreso, con el tratamiento del megaproyecto de ley de emergencia, los fabricantes, importadores y vendedores de autos vivieron ayer un día frenético. Ante la inminencia de la aprobación de la iniciativa que impulsa el Gobierno, el mercado estuvo convulsionados por tratar de conseguir los últimos 0 km sin el “impuestazo” que hará que los precios suban entre 25% y 54%.

En las concesionarias, lógicamente, aparecieron compradores oportunistas que buscan comprar modelos que serán alcanzados por el cambio del tributo o los que saltarán a una escala que los haga pagar más. “La verdad, tuvimos un día agitado. Todos querían aprovechar la oportunidad” explicaron en una concesionaria de vehículos premium.

La cadena seguía por los “dealers” que intentaban que el distribuidor o la terminal les vendieran todas las unidades que tuvieran en disponibilidad para hacerse de los últimos modelos “baratos”. Y las terminales y representantes de marcas importadas trataron de nacionalizar todos los vehículos posibles que hasta ayer estaban en los depósitos portuarios.

Obviamente, ante semejante suba de precios, algunas vendedores aprovechaban para “esconder” las unidades y comercializarlas la semana que viene a un precio mayor. Pero en el mercado se podían ver todo tipo de estrategias. En algunos casos, vendían a precio normal modelos que por el salto de valor dejarán de importarse. En algunas marcas reconocieron que con muchos modelos cambiarán la política. ”No tiene sentido seguir trayendo modelos que quedarán con precios muy elevados porque no habrá compradores. En esos casos, para aquellos fanáticos con alto poder adquisitivo, se traerán los autos a pedido y que esperé el tiempo necesario para una importación”, reconoció el representante de una automotriz.

Mientras tanto, las automotrices agrupadas en ADEFA fueron recibidas por el ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, después del impacto que generó al anuncio del “impuestazo”. Pese a las tensiones previas, el encuentro fue en buenos términos. Se habló, en una primea parte, del plan presentado por el sector el martes pasado en la sede del SMATA para pasar después a tema de los Impuestos Internos. “Le planteamos nuestra preocupación y el ministro tuvo muy buena predisposición. Hizo algunas aclaraciones a dudas que se plantearon y detalles de reglamentación”, explicó uno de los ejecutivos presentes y no se mostró optimista respecto de que la medida tuviera cambios respecto del texto conocido. Sí se trató el caso de dos modelos de producción nacional (Toyota SW4 y Chevrolet Cruze) que quedarían afectados. El ministro tomó nota, pero no se dio ninguna definición. Se propuso la creación de una mesa de trabajo para tener un seguimiento de la actividad del sector. El funcionario se mostró interesado en buscar alternativas para incrementar el volumen de ventas y pidió avanzar en todo lo vinculado con motorizaciones no convencionales como híbridas y eléctricas, puntualmente el caso Toyota con su desarrollo del litio

También hubo una reunión ayer de los integrantes de la cámara que agrupa a los importadores (CIDOA). “Es un golpe muy duro y algunas empresas enfrentan un panorama incierto por la caída de las ventas que tendrán”, señaló un importador.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario