Reabrieron los bancos: cómo fue el primer día con atención presencial reducida

Economía

Las entidades bancarias volvieron a atender a jubilados, pensionados y beneficiarios de AUH por ventanilla con turno previo. No se registraron grandes filas ni demoras pero si dificultades para obtener turnos de gestiones personales. En el primer día acudieron cuyos DNI finalizan en 1, mientras que desde mañana continuarán el resto de las terminaciones.

Los bancos reabrieron este lunes para iniciar un nuevo sistema de atención en medio de la cuarentena que incluye el pago de jubilaciones y pensiones por caja a quienes no poseen tarjeta de débito, y si bien no se observaron enormes filas ni grandes demoras, hubo quejas por dificultades para solicitar turnos de gestiones presenciales en sucursal.

Lejos del desorden y los tumultos registrados el 3 de abril último, cuando los bancos abrieron para pagos de jubilaciones y beneficiarios de AUH, esta vez sólo se pudieron observar grupos reducidos de quienes pretendían cobrar o realizar algún trámite pero no habían solicitado turno online.

La cuarentena dispuesta por el Gobierno para enfrentar la pandemia del coronavirus mantenía sin atención al público a las entidades financieras y sólo se podían hacer trámites vía homebanking o por cajero automático.

Esta vez la decisión fue habilitar el pago de jubilaciones y pensiones y atender a quienes previamente habían solicitado un turno, lo cual sí generó quejas y protestas en las redes por la falta de disponibilidad para el otorgamiento.

Se habilitaron ventanillas para aquellos jubilados y pensionados que no tienen tarjeta de débito y cobran de acuerdo con el cronograma de ANSeS, con haberes menores a $17.859 y DNI finalizados en 1.

El cronograma continuará este martes con los que su DNI concluye en 2; el miércoles 15, en 3, el jueves 16, en 4; el viernes 17, en 5; el lunes 20, en 6; el martes 21, en 7; el miércoles 22, en 8; y el jueves 23, en 9.

Las sucursales de los bancos ubicadas en diversos barrios de la Capital Federal prácticamente no tuvieron largas filas, aunque se verificó mayor concurrencia en entidades del conurbano, pero sin aglomeraciones preocupantes.

El nuevo mecanismo no impidió que muchos jubilados iniciaran las filas antes de la apertura, con el propósito de cobrar en primer lugar.

La mayor parte de quienes concurrieron a los bancos lo hicieron con barbijos, en algunos casos elaborados en forma casera, respetando el distanciamiento social, para bajar el riesgo de contagio de Covid-19.

En algunas dependencias ubicadas en Avellaneda se pudieron observar filas de hasta media cuadra; en Morón, por ejemplo, las personas esperaban con más orden, bajo un importante dispositivo de efectivos policiales.

También hubo casos de quienes se acercaron a los bancos con la intención de realizar trámites, pero sin turno previo y no fueron atendidos.

En las redes sociales se verificaron muchos casos de quejas por la falta de disponibilidad para conseguir turnos de atención personal y las trabas y requisitos exigidos.

Dejá tu comentario