Inversores buscan señales para rearmar su estrategia

Economía

ambito sabrina .mp4

Marzo termina con algunas señales complicadas para el mercado, tanto en lo local como en lo externo. Ninguna igualmente, y hay que ser sinceros, es nueva. Todos son ruidos sobre los que, en concreto, veníamos en mayor o menor medida hablando desde fines del año pasado.

Lo que, si debemos reconocer, es que ante la combinación de varios de estos temas en las mismas semanas (incertidumbre sobre el crecimiento externo, errores –forzados o no- de política monetaria y encuestas complejas para el Gobierno), la volatilidad esperada sobre el tipo de cambio para mayo/junio cuando la carrera electoral estuviera más avanzada, se adelantó. Así el tipo de cambio marcó nuevos máximos cerca de $ 45, con un riesgo país que nuevamente se acerca a la zona de 800 puntos -unos 150 puntos arriba de principios de febrero-.

Ahora, si buscamos poner paños fríos a lo sucedido en las últimas ruedas, podemos apuntar a las proyecciones de una ecuación de oferta y demanda que debería balancearse en las próximas semanas. Por un lado, los análisis apuntan a una reducción del spread entre Badlar y Leliq lo que presionaría a un menor atractivo de la dolarización de los pesos. Por otro lado, desde el lado de la oferta de dólares, deberían comenzar a llegar las liquidaciones de los exportadores y las ventas del Tesoro (“ordenadas” en u$s 60 millones por día desde mediados de abril).

No obstante, en lo que respecta a decisiones financieras, mantenemos cautela. La volatilidad en el escenario actual no desaparecerá por arte de magia, y el juego político –factor no menor este año- recién comienza.

Lo positivo: el mercado hoy ofrece buenas oportunidades para diversificar una cartera no solo por moneda, sino también por riesgo. Entendiendo igual que el balanceo de la misma entre pesos y dólares, y mayor o menor exposición a Argentina se podrá ir modificando a lo largo del año y según el devenir de las encuestas.

Nuestra cartera base, para un perfil moderado, apunta hoy a un 25% en pesos y 75% en dólares (considerando un 25% fuera de riesgo local). Puntualmente, en la porción en pesos, nos sentimos cómodos con la exposición a letras o bonos cortos indexados por CER, en el actual escenario. Mientras que vamos monitoreando el comportamiento del spread entre Leliq y Badlar como otra opción.

Mientras que en dólares apuntamos a una diversificación entre riesgo argentino, y externo (para balancear la volatilidad a la que se está expuesto). En esta última nos podemos mover entre los FCI riesgo Latinoamericano, o incluso optar por alguna posición más conservadora.

A la vez, que en lo que es estrictamente Argentina, creemos que una combinación entre Letes, Bonar 2020 y Bonar 2024 puede ser una buena alternativa. Según la última licitación, la tasa de la Lete fue del 4,5% anual a poco más de 200 días, en tanto que la Tir de los bonos mencionados supera el 14% anual.

No descartamos igualmente poder extender la duration de la posición sumar alguna exposición a la parte más larga de la curva para aquellos menos conservadores.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario