Boom importador: ¿se volverá el gobierno más proteccionista?

Economía

Durante la gestión de Néstor Kirchner, el foco del comercio exterior estuvo puesto en las exportaciones (por el gran caudal tributario que generaron a través de las retenciones), pero ahora el fuerte incremento de las importaciones se está tornando en el nuevo dolor de cabeza del gobierno. Ahora, los funcionarios están poniendo bajo análisis el aumento de las compras al exterior, que en los primeros nueve meses del año crecieron 29%, ascendiendo a u$s 32.114 millones. Este incremento es casi el doble de la variación de las exportaciones, que entre enero y setiembre crecieron 16%, alentadas principalmente por los buenos precios de las materias primas más que por mayores cantidades vendidas.

En la teoría económica, la condición Marshall-Lerner explica que la respuesta inmediata a una devaluación es la abrupta caída de las importaciones que ocurre simultáneamente con un gran aumento de las exportaciones, hechos que se traducen en un incremento del superávit comercial. Sin embargo, otro desarrollo teórico,la Curva J, sostiene lo anterior pero además agrega que luego del paso de determinado tiempo, el país vuelve a realizar las compras al exterior que son propias dada la dinámica de esa economía, por lo que el resultado comercial positivo se va reduciendo.

  • Interrogante

    Entonces la pregunta que surge es: ¿qué hará el gobierno para no permitir que se achique el superávit comercial? Es fácil imaginar que luego de cuatro años de intervenciones en el mercado cambiario, en la fijación de precios y tarifas, y la puesta en práctica de altas retenciones, el panorama pueda ser de incrementar los aranceles ( impuestos a las importaciones) de manera de frenar el impulso comprador.

    En los primeros nueve meses de 2007, las mayores variaciones de compras al exterior se originaron en Combustibles y lubricantes (60%), seguidas por Vehículos (32%), Bienes de consumo (30%) y Bienes intermedios (28%).

    Entre enero y setiembre de este año se llevan vendidos productos por u$s 39.304 millones, al tiempo que las compras sumaron u$s 32.114 millones, por lo que el saldo de balanza comercial alcanzó a u$s 7.190 millones, 20% menos que u$s 9.034 millones del año pasado.

    En el Palacio de Hacienda estiman que este año el intercambio dejará un superávit cercano a u$s 9.500 millones, 18,7% por debajo de los u$s 12.300 del año pasado.
  • Dejá tu comentario