Carne no baja de precio y no reabren exportaciones

Economía

Con las exportaciones aún bloqueadas, crece el conflicto dentro del sector de la carne. Las entidades reclaman la urgente reapertura de los envíos al exterior, pero los precios al consumidor siguen sin bajar al nivel que pretende el gobierno y, por si fuera poco, estalló una fuerte crisis gremial en la industria frigorífica.

Los problemas se dan pese a que la producción cárnica es la única en la que el gobierno y las cuatro entidades del campo alcanzaron un acuerdo. El incumplimiento de lo pactado el jueves pasado no hace más que ejemplificar el avance nulo de las negociaciones. Suma mayor incertidumbre el secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, enarbolando la Ley de Abastecimiento. El funcionario puede anotar como un logro el sostenimiento del ingreso de vacunos al Mercado de Liniers (que igualmente es inferior al habitual) y mínimas bajas en el precio del kilo vivo, pero esto aún no alcanza para generar reducciones en góndolas de supermercados y carnicerías. Esta sería la excusa para mantener el cepo sobre las exportaciones, vigente desde principios de mes.

En su comunicado de ayer, las cuatro entidades dieron cuenta de este conflicto. « Según datos oficiales de la Oficina Nacional de Control Comercial Agropecuario (ONCCA), el mercado está plenamente abastecido. La estimación de faena de abril sería de 1.250.000 cabezas, lo que equivale a un incremento de 11% respecto del mismo mes del año pasado. Por ello requiere la apertura de las exportaciones de carnes de forma urgente, tal como se lo acordó en la Casa de Gobierno. De otro modo, los efectos de la restricción a las exportaciones trascenderán a la producción primaria. Es el caso de miles de trabajadores de la industria frigorífica que hoy ven comprometida su fuente de empleo.»

Un dato que cabría agregar es que el aumento de la faena se da junto a una disminución del peso de los animales y del número de cabezas, en un dramático proceso de achicamiento del stock que días atrás CRA bautizó de «vaquicidio», al dar cuenta de la baja en la cantidad de vientres.

  • Perspectiva

    Ayer, la Cámara Argentina de la Industria Frigorífica (CADIF) salió a informar que «en pocos días las bocas minoristas estarán en condiciones de comercializar los trece cortes de alto consumo popular a los valores establecidos en el acuerdo de precios suscripto el 7 de marzo con el gobierno nacional».

    Pero el comunicado aclara que esta oferta sólo se vería frustrada si ocurrieran « circunstancias no deseadas y no esperables». En principio, el bloqueo de las exportaciones -vía no emisión de ROE y trabas aduaneras- puede considerarse dentro de este grupo de «circunstancias», ya que deja a los frigoríficos exportadores en muy incómoda situación, a la espera de la reapertura para poder cumplir con envíos al exterior. La Cuota Hilton se encuentra sin margen, y algunas fuentes aseguran que hoy sería el límite para no perder este mercado de lujo.

    Por su parte, CADIF se encargó de sugerir a los carnicerosque se abstengan de adquirirmedias reses y cortes a precios superiores a los establecidos. En rigor, la media res de ternera por debajo de los 300 kilos se mantenía ayer por encima de $ 8,5 el kilo, aún lejos de los $ 7,86 que constan en el acuerdo firmado entre frigoríficos y gobierno. Este pacto, pese a no haber sido avalado por los productores, funciona como referencia para el acuerdo del jueves pasado firmado por las entidades. Allí -en la resolución 38 del 12 de marzo- se incluyen los 13 cortes «populares».

    Se suma al conflicto la tensa situación gremial. La Federación del Personal de la Industria de la Carne y sus Derivados (organización de más de 60 mil afiliados y 50 seccionales de trabajadores de la carne roja y avícola) decidió ayer decretar «alerta y movilización» ante «la ausencia de respuestas a los reclamos de aumento salarial por parte de las cámaras frigoríficas», según informó el titular de la organización sindical, José Fantini.

    «Los trabajadores atraviesan una situación crítica, ya que las cámaras se niegan a discutir salarios y actúan con una intransigencia exasperante», afirmó Fantini, quien adelantó que las partes se reunirán nuevamente hoy en la cartera de Trabajo. No se descarta la convocatoria a un paro nacional.
  • Dejá tu comentario