Granjas porcinas chinas: Gobierno ratificó voluntad para llegar a un acuerdo

Economía

La embajada nacional en el país asiático mantuvo ayer un encuentro con directivos de la empresa estatal dedicada a la industria agrícola y ganadera.

Luego de las tensiones generadas por la foto de Alberto Fernández con una urna que expresaba el rechazo a la instalación de granjas porcinas, el Gobierno volvió a ratificar la intención de hacer prosperar las inversiones chinas. El representante especial para la Promoción del Comercio y de las Inversiones en el país asiático, Sabino Vaca Narvaja, mantuvo ayer un encuentro con directivos de la empresa estatal dedicada a la industria agrícola y ganadera, elogió el proyecto y señaló que habrá alternativas de pre-financiamiento de exportaciones para los grandes productores que no evalúen asociarse con capitales externos y joint-ventures para los productores que así lo requieran.

El traspié en el clima de negocios que hubo a comienzo de semana por el encuentro entre el Presidente y referentes de la Unión Vegana Argentina, que se oponen al acuerdo, parece quedar atrás. La reunión entre Vaca Narvaja y el presidente de la firma Animal Husbandry Group, que representa al estado chino, fue satisfactoria.

Desde la Cancillería Argentina explicaron que “el objetivo del encuentro fue analizar diversos proyectos de inversión en producción porcina que contemplan el cuidado del medio ambiente y que se enmarcan dentro de una estrategia integral”.

Si bien finalmente no habrá memorándum de entendimiento de Estado a Estado, sino que serán negociaciones entre el sector privado y acuerdos de gobiernos provinciales y China, la embajada argentina aclaró que la iniciativa incluye la instalación de “granjas inteligentes” y no de “mega granjas”. Según detallaron, la diferencia radica en que las primeras son unidades productivas de 10 mil madres, mientras que las mega factorías son de 100 mil.

La cartera que conduce Felipe Solá argumentó que el desarrollo de este proyecto reducirá el déficit en la balanza comercial ya que incrementará el valor agregado de las exportaciones. Al mismo tiempo, señaló que no requerirá importaciones debido a que el componente nacional de los insumos necesarios alcanza el 90%.

En el Gobierno también confían en que, dado que el ciclo reproductivo de los cerdos dura solamente seis meses, se acortarán los plazos en el ingreso de divisas. Dólares frescos en momentos en que no abundan.

Cómo Ámbito adelantó, se estipulan inversiones de u$s3.500 millones y exportaciones extra por u$s2.500 millones.

Días atrás, el ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, salió a aclarar los motivos del encuentro entre Alberto Fernández y los referentes de la Unión Vegana Argentina: “Fue un gesto de diálogo, de apertura como los que tiene el presidente, pero no quiere decir que esté de acuerdo con esas ideas”. En declaraciones radiales, también aseguró: “El proyecto de desarrollo de granjas sigue en pie y ya ha habido anuncios de inversiones”.

Por último, la intención de los gobiernos es que la cooperación estratégica también se extienda a otros puntos de la agenda bilateral. Como el mejoramiento de la infraestructura de transporte, la fabricación de baterías de litio y la industria automotriz eléctrica. Señalan que el desarrollo de estos sectores e requiere de insumos chinos que podrían ser adquiridos utilizando las divisas provenientes de la exportación de cerdos.

Dejá tu comentario