9 de marzo 2007 - 00:00

"Con 20% de suba salarial la inflación seguirá alta"

A Heymann, profesor de Macroeconomía en la UBA, tambiénle preocupa lo ocurrido en el INDEC.
A Heymann, profesor de Macroeconomía en la UBA, también le preocupa lo ocurrido en el INDEC.
Para el economista de la CEPAL (Comisión Económica Para América Latina) Daniel Heymann con subas salariales promedio de 20% la inflación continuará alta.

Con música clásica de fondo, Heymann recibió a Ambito Financiero en su oficina de la CEPAL donde habló, entre otros temas, del escándalo del INDEC, y de la negociación de la deuda con el Club de París. Señaló que «el arreglo con los acreedores sería importante porque destrabaría proyectos de inversión» y que no ve cuál sería el rol de una condicionalidad impuesta por el Fondo Monetario.

Heymann es profesor de Macroeconomía de la UBA y licenciado en Física (aunque no desarrolla tareas en esa área de manera profesional). Asegura que esta ciencia tiene algunos puntos de contacto con la Economía.

Periodista: ¿Qué opina acerca de lo ocurrido en el INDEC?

Daniel Heymann: Es un signo preocupante, ya que cualquiera sea la interpretación que se haga de los datos, tener una medición sistemática, transparente y continua es importante. Todas las estadísticas tienen su momento de cambios metodológicos, pero es importante que se hagan de manera sistemática y precisa, y que exista continuidad. Por otro lado, le da una entidad al IPC mensual que pone el énfasis en el corto plazo, reduciendo el horizonte y centrando en ese punto la discusión. Sin embargo, es importante buscar perspectivas de mediano plazo, ya que son las que marcan tendencias.

P.: ¿Qué tendencias identifica?

D.H.: Tenemos una economía instalada en un sendero de expansión que contrasta en términos históricos con experiencias argentinas tradicionales. El ciclo donde la economía gasta más que su ingreso, se endeuda, y en algún momento tiene que afrontar el pago de su deuda, hoy no se está generando.

P.: ¿Cree que el gobierno va a tener que acceder a los condicionamientos del FMI para negociar con el Club de París?

D.H.: Honestamente no veo cuál podría ser ese rol. El FMI no estuvo muy lúcido en la Argentina ni tampoco en muchos otros países. Ha mostrado problemas en su interpretación de la economía. De todas maneras considero que el arreglo con el Club de París sería muy importante porque destrabaría financiamiento para proyectos de inversión.

P.: ¿Cuáles considera que son las causas de la inflación?

D.H.: Además de las cuestiones ocasionales, la demanda total expresada en pesos está creciendo por arriba de 20% anual. A ese ritmo es difícil imaginarse que no va a haber inflación. Y cuando se convierte en un fenómeno relativamente sostenido es una cuestión que se va realimentando. Cualquiera sea su causa, una disminución requiere una reducción acompasada del crecimiento del gasto en pesos y del aumento de los salarios. Hoy por hoy es una rueda que está acompañando el ritmo de crecimiento de la economía.

P.: ¿Y no hay peligro de que se convierta en una rueda mayor?

D.H.: No están presentes los factores tradicionales de la inflación argentina, que son el déficit fiscal financiado con emisión y los problemas cambiarios, en el sentido de depreciación cambiaria latente.

P.: ¿Cree que las negociaciones salariales por aumentos alrededor de 20% puedan ocasionar presiones inflacionarias?

D.H.: Con 20% de aumento me cuesta ver un número para inducir una desaceleración significativa de la inflación, por lo que se mantendría el proceso que se está dando.

P.: ¿Qué variables habría que definir en el mediano plazo?

D.H.: Una es el tipo de cambio real sostenible. Considero que es mejor estar buscando dónde converge desde un nivel relativamente alto porque los problemas más graves de descompresión súbita se plantean cuando se está con un tipo de cambio apreciado. De todas maneras, a la larga es la propia economía la que lo va a definir. Por ahora la pequeña apreciación real respecto al dólar se da vía variación de precios.

P.: ¿Qué opina del modelo económico actual?

D.H.: El crecimiento de los últimos años ha tenido un componente de recuperación y es difícil proyectar una evolución a mediano plazo de este orden de magnitud. Sin embargo, el cambio significativo que se dio es que se quiera programar un sendero relativamente sostenido.

P.: ¿Encuentra alguna posibilidad de freno a este crecimiento?

D.H.: El crecimiento de esta magnitud exige tasas de inversión y ahorro bastante mayores de las que tenemos. Resulta difícil decir que la Argentina va a tener valores de ahorro parecidos a los asiáticos porque no es nuestro estilo. Sin embargo, la impresión es que está habiendo un crecimiento de la capacidad de producción significativa. Además, shocks siempre hay ya que el mundo es ancho y ajeno y por supuesto que la economía siempre se tiene que adaptar. Por lo tanto, más que decir si el año que viene se va a poder mantener el nivel de gasto de este año, rescato la importancia de afianzar un crecimiento en el mediano plazo.

P.: Como licenciado en Física, ¿encuentra alguna similitud con la Economía?

D.H.: Actualmente existe bastante interacción, inclusive hay una rama que se llama «econofísica». Los físicos tienen una visión muy fresca con la economía porque la piensan como un sistema que se debe estudiar con cierta distancia, como si fuera un sistema natural. En cambio a la macroeconomía se la toma más como una cuestión personal. En mis ratos de ocio estoy, con unos amigos físicos, haciendo unos modelitos computacionales pero no específicamente dentro de la rama de la que hablaba, aunque es sólo por diversión.

Entrevista de María Iglesia

Dejá tu comentario

Te puede interesar