Deuda externa de empresas: hubo cancelación neta por u$s5.686 millones en 2020

Economía

Tras las reestructuraciones inducidas por el Central, la compra de divisas de estas compañías se redujo en u$s500 millones en el cuarto trimestre.

En el marco de un proceso de cancelación neta de sus pasivos, que fue una de las vías de drenaje de las reservas internacionales, la deuda externa de las empresas se redujo en u$s5.686 millones a lo largo de 2020. Según un informe que publicó ayer el Banco Central, los compromisos del sector privado con el exterior totalizaban u$s78.075 millones al término del cuarto trimestre. Se trata de un 6,8% menos que un año atrás.

Del total de pasivos cancelados, u$s3.393 millones correspondió a deuda comercial, fundamentalmente explicada por pagos correspondientes a exportaciones e importaciones de bienes. En tanto que la deuda financiera se achicó en u$s2.293 millones a lo largo del año y terminó en u$s42.846 millones. Dentro de esta última, u$s1.336 millones se debieron a la cancelación neta de préstamos financieros, u$s626 millones al pago neto de títulos de deuda con el mercado y u$s330 millones a otra deuda (fundamentalmente caída de depósitos de no residentes en bancos locales). Las petroleras lideraron esta dinámica con una reducción neta de sus pasivos financieros de u$s927 millones.

Fue en el contexto de este proceso que a partir del 16 de septiembre pasado, en el marco del anuncio del supercepo, el BCRA dispuso nuevos términos de acceso de las compañías al mercado de cambios oficial e impulsó que las empresas reestructuren sus deudas financieras en moneda extranjera. La intención fue alivianar la compra de divisas que las grandes firmas realizaban (muchas veces apalancadas con créditos en pesos a tasa negativa) para cancelar vencimientos de capital en lugar de refinanciarlos en el mercado, como suele realizarse.

Como resultado de las renegociaciones realizadas por unas 40 empresas durante el cuarto trimestre de 2020 (que luego continuaron en el comienzo de este año, con el canje de YPF como mayor hito) la demanda neta de dólares en el mercado de cambios se redujo en u$s500 millones respecto de los vencimientos originales previstos para ese mismo periodo. Junto al endurecimiento del cepo para las compras por atesoramiento de personas humanas y para el adelanto de importaciones (más algunos gestos al mercado que descomprimieron la presión sobre el contado con liquidación), este fue uno de los factores que ayudó superar la corrida en los últimos meses del año pasado.

El Central destacó, además, que estas reestructuraciones permitieron que el perfil de vencimientos de la deuda financiera privada mejorara hacia finales de 2020. “La deuda exigible más los vencimientos sin fecha pactada y aquellos dentro de los primeros 12 meses (es decir, toda deuda factible de ser cancelada en el corto plazo) bajaron desde un 42% del total de la deuda financiera, según surge del perfil de la deuda al 31 de diciembre de 2019, al 39% considerando el perfil de la deuda al 31 de diciembre de 2020”, remarcó en el informe. Si se consideran los pagos a cancelar dentro de los dos primeros años, se pasó del 56% al 51% del total.

Dejá tu comentario