Disminuyen reservas de gas de Repsol

Economía

Repsol anunció ayer en Madrid una «prudente» baja de 25% para sus reservas registradas en los países donde opera, pero al mismo tiempo ratificó la inversión de u$s 6.700 millones comprometida para la Argentina durante el período 2005-2009. «Del total de 8.400 millones de euros anunciado para la región, en la Argentina, donde tienen el peso más importante, éstas se mantienen al nivel que anunciamos», adelantó desde Madrid en videoconferencia con Buenos Aires el presidente de la petrolera, Antoni Brufau. La decisión de bajar las reservas registradas como activos responde a «un criterio de máxima prudencia empresarial» que lleva adelante la compañía, enfatizó el directivo.

La reducción, que alcanza a los 1.254 millones de barriles equivalentes de petróleo (bep), representa 25% del total de reservas probadas de la compañía e impacta en 20,4% sobre las de la Argentina
. Esta reducción está en línea con normas de la Security Exchange Comission (SEC) de la Bolsa de Nueva York, que sólo computa como reservas a las denominadas «probadas» (registradas).

Brufau dijo que en el caso de la Argentina hay que «desdramatizar» esta revisión,
«pues si bien estamos eliminando 500 millones de bep (casi 80.000 millones de litros) de reservas probadas, con el criterio de la Secretaría de Energía, que computa como reservas las 'probadas' y las 'probables', no estamos eliminando reservas», aseguró.

Al respecto señaló que aquí «se necesitan inversiones y tecnología eficiente para reducir costos, y poder reconvertir rápidamente esas reservas probables en probadas».

La mayor parte del recorte corresponde a reservas de gas, 52% a los ajustes efectuados en Bolivia y 41% a la Argentina, junto con menores cantidades en Venezuela (4,7%) y otras áreas, como Argelia y Libia (2,2%).

• Reclamo boliviano

A esta revisión de reservas no es ajena la dura posición asumida por el flamante gobierno de Bolivia respecto de la propiedad de sus recursos naturales. El ministro de Hidrocarburos, Andrés Soliz Rada, manifestó días atrás que su gobierno hará una presentación internacional reclamando la propiedad de esas reservas para el Estado boliviano.

Desde Madrid, Brufau sostuvo que las declaraciones del ministro «son absolutamente legítimas. Si la propiedad de los hidrocarburos tiene que ser del Estado que lo sea», y agregó: «lo importante es combinar intereses entre Estados y empresas».
En su informe se refirió a la conversación que mantuvo con el presidente Evo Morales y dijo que había que «dar tiempo a su gobierno para que se asiente y analice los temas».

Remarcó que en ese país «la Ley de Hidrocarburos ( actual) no brinda certeza razonable de estabilidad para la actividad petrolera. Frente a ese escenario es necesario dialogar.
Morales entiende que necesita de las compañías que están operando allí, entonces las tendrá a su lado».

En cuanto a la Argentina, aludió a los acuerdos con ENARSA para explorar la plataforma submarina:
«Porque somos una empresa argentina siempre vamos a preferir explorar e invertir en la Argentina. Pese a los fallidos intentos en Malvinas y San Jorge-ahora resulta atractivo explorar en el mar. La prueba es que Petrobras se sumó para invertir en el primer desarrollo mar afuera que emprendemos con ENARSA y Petro Uruguay». Y agregó que «Venezuela también obligó a modificar nuestras reservas, pues nos lleva a conformar sociedadesmixtas con PDVSA, con lo que perdemos hasta 50% de nuestros barriles de petróleo por una legislación que aceptamos».

Pero esa pérdida se compensa con el acuerdo de exploración alcanzado con ENARSA y PDVSA y más adelante con el que los autoriza a participar en la explotación y procesado del crudo pesado de la cuenca del Orinoco.

Por su parte, el director para la Argentina, Bolivia y Brasil, Enrique Locutura, indicó que la incorporación de reservas como probadas se daba desde antes de la privatización de YPF, lo que era lógico por su condición de empresa estatal y dueña de los yacimientos
.

Locutura también informó que la
Argentina tiene reservas probadas de petróleo y gas por nueve años, uno menos de lo que se había estimado hasta ahora sobre la base de proyecciones efectuadas cuando la empresa era estatal.

Por último señaló que en los próximos cinco años la producción de hidrocarburos puede caer entre 4% y 5% por maduración de los yacimientos, lo que representará unos 20 millones de barriles anuales.

Dejá tu comentario