Argentina y Brasil cerraron posición contra trabas de Trump

Economía

El ministro Dante Sica y el secretario de comercio de Bolsonaro, Marcos Troyjo afirmaron que las devaluaciones del peso y el real no fueron para ganar competitividad.

Argentina y Brasil comenzaron a cerrar filas ante un potencial conflicto con Estados Unidos respecto de las exportaciones de acero y aluminio. El argumento en el que coincidieron el ministro de la Producción, Dante Sica, y el secretario de Comercio Exterior del país vecino Marcos Troyjo, es que las devaluaciones de las monedas de ambos países ocurridas a lo largo de este año no tuvieron por objetivo ganar competitividad comercial; sino que fueron producto de movimientos de los mercados en países que tienen tipo de cambio fluctuante. Sica y Troyjo se reunieron en Bento Goncalvez, Río Grande, donde se llevan a cabo las reuniones técnicas que culminan hoy en la Cumbre de Jefes de Estado del Mercosur. Allí, el presidente Mauricio Macri se despedirá de la gestión a nivel de política internacional en compañía del canciller Jorge Faurie.

La explicación que encontraron ambos funcionarios bien puede ser asumida por los técnicos del gobierno que encabezará Alberto Fernández desde el martes. Es decir, que las alteraciones de los tipos de cambio no son responsabilidad de los dos gobiernos del Mercosur y que por lo tanto, no merecen ser “castigados” tal cual lo anunció a través de redes sociales el presidente Donald Trump.

A la espera de medidas

Lo que es claro y en eso coincidieron Sica y Troyjo es que más allá de la verborragia digital del presidente estadounidense, no hay medidas concretas anunciadas oficialmente. De modo que ni siquiera nivel diplomático se puede elevar un reclamo formal. El ministro argentino le dejó al brasileño una copia de la nota que le mandó al secretario de Comercio, Wilbur Ross, en el cual se expresa la preocupación Argentina por las expresiones de Trump y le indica la idea de que la alteración del tipo de cambio que hubo este año está vinculada a las condiciones de inestabilidad del mercado local.

La nota destaca que si bien para Estados Unidos las importaciones de acero de Argentina tienen una participación menor en el total, para la industria local el costo sería importante, ya que en los últimos dos años se generaron ventas hacia ese mercado por valor de u$s1200 millones.

Por otro lado, los dos funcionarios firmaron la denominada Hoja de Ruta Sobre Iniciativas Facilitadoras del Comercio en Materia Reguladora , iniciativa que tiene el objetivo de promover el comercio entre Argentina y Brasil.

“Este compromiso es un hito que marca el camino de nuestra relación bilateral en materia regulatoria. Las acciones impulsadas en el marco de esta Hoja de Ruta permitirán la profundización de nuestro comercio bilateral y serán claves para la eliminación de las barreras no arancelarias entre nuestros países”, destacó Sica.

En los distintos encuentros también participaron la secretaria de Comercio Exterior, Marisa Bircher, y el secretario de Relaciones Económicas Internacionales, Horacio Reyser.

Por su parte, Faurie mantuvo la reunión del Consejo del Mercado Común (CMC) con sus pares de la región Ernesto Araújo (Brasil), Rodolfo Nin Novoa (Uruguay) y Antonio Rivas Palacios (Paraguay).

El canciller afirmó que “no se puede crecer de espaldas al mundo, ya que necesitamos exportar más para fortalecer nuestras economías”. Los jefes de la diplomacia regional acordaron que a lo largo del 2020 le presentarán a los empresarios de la región la propuesta que elaboraron los técnicos para reducir el Arancel Externo Común (AEC). Por impulso del presidente Jair Bolsonaro, el tema quedó en la agenda, pero sin resolver y entonces habrá que ver cómo lo va a encarar Alberto F. en el marco de lo que serán las “relaciones pragmáticas” entre los dos socios más importantes del bloque sudamericano

En tanto, el canciller de Brasil Ernesto Araújo cambió el tono crítico que tenía el gobierno brasileño sobre el Mercosur. Aseguró que el bloque “ya no es un freno y se ha convertido en un acelerador, puede crear empleos y promover la apertura al mundo”. “El Mercosur retórico e ineficiente ha terminado, una vez más tenemos un Mercosur polo de prosperidad y democracia en América del Sur”, afirmó Araujo.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario