La economía cayó 20,6% en mayo (rebotó 10% con respecto a abril)

Economía

Sólo un rubro registró una variación positiva en la comparación interanual. Analistas prevén una mejora mes a mes para el futuro, pero guardan cierto reparo con lo que pueda ocurrir en julio.

La economía padeció un nuevo derrumbe interanual en mayo, provocado por la paralización de distintos sectores a causa de la pandemia. Según informó el INDEC, el Estimador Mensual de Actividad Económica (EMAE) se contrajo un 20,6%, para acumular en los primeros cinco meses del año una merma del 13,2% con relación al mismo período de 2019. En tanto, el indicador exhibió un incremento del 10% con respecto a abril, considerado por los analistas como el “piso” de la caída.

“En la medición de la serie desestacionalizada, el EMAE de mayo mostró un incremento con relación al mes anterior, y recuperó parte de la caída acumulada en el período marzo-abril. La mejora obedeció fundamentalmente a una mayor flexibilización de las restricciones a la circulación, sobre todo en las provincias menos afectadas por el covid-19”, remarcó el organismo en su informe.

Con la excepción de Pesca (debido a que fue uno de los rubros exceptuado de las restricciones y porque había tenido una fuerte contracción en el mismo mes del año pasado), la totalidad de los sectores registró caídas en mayo con respecto al mismo mes de 2019. “De los 14 sectores que se contrajeron en la comparación interanual, 12 moderaron su caída con relación a abril, lo que refleja en parte la recuperación del nivel en mayo”, señaló INDEC.

“Era una caída esperable. Son números dramáticos cuando los comparamos con 2019, producto de la retracción de la oferta productiva. Lo cierto es que también era esperable cierto repunte mes a mes. Y es posible que eso se vuelva a replicar en junio. Genera cierta incertidumbre qué va a pasar en julio, porque hay un efecto contrapuesto que es ‘Interior vs. AMBA’, pero gradualmente vamos a ir convergiendo -más allá de que pueda haber un pequeño traspié- a tasas mensuales positivas y, por ende, a interanuales cada vez más cercanas a ser neutras. Seguramente esto podría darse en el último trimestre del año. Y por qué no pensar, si llegamos a tener una superación de la pandemia en materia sanitaria, que pueda haber un rebote interanual positivo en el último mes o los últimos meses del año”, analizó ante Ámbito el economista Sergio Chouza.“El dato no sorprendió. Tal es así que no movimos las proyecciones para el segundo trimestre y, considerando una caída cercana al 14% en junio, estamos esperando una caída promedio del 19% en el segundo trimestre”, sostuvo Elisabeth Bacigalupo, de la consultora Abeceb, quien remarcó: “Hacia adelante, esperamos un recorte en las caídas interanuales, pero el año cerraría en una contracción del 11,8% en promedio. De todas formas, todo está sujeto a que no haya un shock sanitario que obligue a volver atrás en muchos lugares o, incluso, en caso de que el Gobierno no pueda resolver el exceso de liquidez monetaria que se generó por la pandemia que podría generar más inestabilidad nominal e inflación”. Por su parte, Sebastián Einstoss, de la consultora Eco Go, remarcó que la caída interanual “fue ligeramente mayor a la esperada”. “Los datos de alta frecuencia muestran que abril fue el piso de la actividad económica y que a partir de allí, con la apertura de nuevos sectores, comenzó una recuperación en el margen (que será lenta y posiblemente no lineal). Es esperable que la dinámica sea sumamente heterogénea, no solo a nivel sectorial sino también a nivel territorial”, sostuvo el analista, quien de cara a lo que pueda ocurrir en los próximos meses señaló: “Junio continuó reflejando mejoras frente a mayo, pero ya a finales de mes o principios de julio se percibe una desaceleración en la tendencia, relacionada principalmente a las nuevas restricciones a la movilidad en AMBA. La dinámica hacia delante dependerá de una variedad de factores tales como la cantidad de empresas en pie, el mantenimiento de las relaciones empleado-empleador y en una parte considerable de la restauración de los equilibrios macroeconómicos”.

Dejá tu comentario