Agis: "Si terminamos 2021 con la misma brecha, el año se arruina"

ÁLVAREZ AGIS.jpeg
Télam

La posibilidad de que el Gobierno argentino logre un acuerdo con el FMI antes de las elecciones de octubre es algo que aparece como lejano, según comentaron a inversores el exministro de Hacienda, Hernán Lacunza, y el exviceministro de Economía Emmanuel Álvarez Agis.

Así lo señalaron en el marco de una reunión organizada por Fondos Quinquela. Ambos sostienen que es necesario achicar la brecha entre el dólar oficial y el paralelo. Álvarez Agis advirtió que si la diferencia entre las cotizaciones del billete norteamericano se mantiene todo el 2021 “se puede arruinar el año” mientras que Lacunza hizo foco sobre la emisión prevista para ese año. A continuación los conceptos de ambos economistas.

Lacunza

Me parece que un acuerdo con el Fondo no va a haber antes de las elecciones. El Fondo le pide al Gobierno cosas que no piensa hacer nunca, menos en tiempo de elecciones.

El Fondo no quiere ser el detonante de una crisis argentina.

Veo que están desacreditando a los consultores económicos porque fallaron un pronóstico. *La inflación en el rango de 50% no es un pronóstico. Es una realidad. La de los últimos 5 meses anualizada da 55%. Hace 8 a 10 meses corría a un ritmo del 27% anual.

Una buena parte de estos números es con inflación reprimida, tarifas atrasadas, precios congelados y cuando escucho el diagnóstico oficial se preocupa más. Hay una inflación rezagada de la emisión del año pasado, que se hizo en una pileta semivacía, como herencia positiva de la gestión anterior, pero eso ya se agotó.

El año pasado se emitió 7 puntos del PBI y este año 4 puntos. Es la mitad, pero una cosa es tirar agua en una pileta semivacía o otra en una pileta desbordada.

La “multicausalidad” de la inflación es la excusa perfecta para distribuir responsabilidades.

Los inspectores de Comercio Interior dan la imagen de ser podadores en el Amazonas.

La brecha de 60% a 70% es la mitad de grave de la de 120 que había hace 5 meses.

El tipo de cambio de equilibrio depende de los términos de intercambio, pero con una mala calidad de la política económica el tipo de cambio de equilibrio es más alto.

Álvarez Agis

Si no conseguimos rollear vencimientos de capital, la deuda es insostenible.

El chip del mercado financiero es que las deudas no se pagan, se rollean y ese chip hace año que Argentina no lo puede usar.

Vamos al sueño: un acuerdo de facilidades extendidas con el FMI de 20 años. Tenés 10 años al 3,7% y 3,8%. Es imposible pagar también aunque reformemos la carta orgánica del Fondo.

Si terminamos este año con una apreciación de 5% a 8% no me preocupa. Si terminamos con la misma brecha me parece que el año se puede arruinar.

Desinflaciones del 50% siempre requieren de un ancla.

Es razonable que el tipo de cambio se retrase en el margen para sacarle un poco de presión en el transables en el primer semestre.

Pero que no se pase porque por ahí nos vamos a una inflación del 38% pero con un atraso cambiario que nos genera un problema después de las elecciones.

La inflación no baja sola. No hay que hacerse el salame. Hay que hacer algo objetivo, concreto y público, demasiado fuerte y estructural como para que baje en el mediano término. Eso hoy no lo veo.

La inflación es un problema macroeconómico. Lo que es ortodoxo o heterodoxo son las soluciones que le das al problema.

El Gobierno ganó la apuesta. Cuando hablamos el año pasado, el BCRA estaba vendido a futuro en u$s5.000 millones y todos decíamos que perdía. Hoy levanta plata. Hoy la pregunta es si devalúa después de las elecciones.

Dejá tu comentario

Te puede interesar