Esperan efecto sobre consumo

Economía

Desde hoy, varias de las medidas laborales que tomó el gobierno el 10 de julio pasado comenzarán a impactar en el público; ya que en agosto rige el incremento del salario mínimo vital y móvil a 250 pesos, se incorporará la primera cuota de la inclusión de los 200 pesos no remunerativos al salario y los jubilados comenzarán a tener una retribución mínima de 220 pesos mensuales. Además, no habrá una caída en el poder adquisitivo de todos los afiliados a las administradoras de fondos de jubilación y pensión (AFJP), en virtud de que los aportes continuarán en 7% que rige desde abril. En total, y según especulaciones de los ministerios de Economía y de Trabajo, las medidas influirán en menor o mayor medida en un total de cuatro millones de personas que tendrán disponibles 54 millones de pesos más en agosto para gastar dentro del mercado interno. Estas medidas son, además y hasta ahora, la apuesta más fuerte del gobierno de Néstor Kirchner para inducir indirectamente un incremento en el consumo interno; por ahora, la variable que menos reacciones positivas muestra.

En total, todas las medidas laborales y previsionales corresponden a alteraciones en las liquidaciones de los salarios y pagos de jubilaciones correspondientes a julio de 2003 en adelante. Como estos cambios llegarán a los bolsillos del público a partir de hoy, primer día hábil de agosto, este mes se podrá comenzar a medir su verdadera influencia sobre la demanda interna.

Lo que más influiría en esa dirección es la suba de los pagos a los jubilados, cuyo mínimo será desde este mes de 220 pesos mensuales. Como hay aproximadamente 1,7 millón de personas en esta situación, se especula con que habrá unos 34 millones de pesos más que percibirán los jubilados que hasta junio cobraban el salario mínimo. Como se trata de un sector que por su nivel de retribuciones no tendría capacidad de ahorro, es muy probable que los 34 millones de pesos se vuelquen directamente al consumo interno.

También comenzará a ser percibido desde este mes el incremento del salario mínimo para todos los trabajadores, que pasó de 200 a 250 pesos desde julio, aumento que ahora será percibido por los beneficiarios. A partir de agosto, además, habrá un aumento mensual de 10 pesos, con lo que a diciembre el salario mínimo llegará a los 300 pesos. Como también se trata de un sector donde tampoco hay capacidad de ahorro, se especula con que también este aumento se volcará al consumo. En total, habrá unos 20 millones de pesos más que podrían incrementar la demanda interna.

Las otras dos medidas que comienzan a sentirse desde hoy no deberían provocar mayores incrementos en el consumo, pero como mínimo mantendrían el nivel de gastos internos actual.

Dejá tu comentario