Balanza comercial arrojó superávit de u$s612 M en octubre

Economía

El intercambio comercial arrojó un superávit de u$s612 millones en octubre, por debajo de los u$s1.768 millones de igual mes del año pasado, y asciende a u$s12.171 millones en los primeros diez meses. Según señaló el INDEC, este resultado fue producto de exportaciones por u$s4.616 millones, un 21,6% menos que en igual mes del año pasado, contra importaciones por u$s4.004 millones, con un retroceso de sólo el 2,8% interanual. Eso quiere decir que el intercambio (exportaciones más importaciones) disminuyó 13,9% frente al mismo período del año anterior.

En cuanto a las exportaciones, las cantidades cayeron 23,5% y los precios aumentaron 2,4%. En términos desestacionalizados, disminuyeron 1% con relación a septiembre. Todos los rubros presentaron contracciones interanuales. La caída más importante correspondió a los “combustibles y energía”, con una merma del 56,7%; seguida por “productos primarios”, que cayeron 34,4%; “manufacturas de origen industrial” y “manufacturas de origen agropecuario”, que disminuyeron 23,7% y 4,2%, respectivamente.

Por el lado de las importaciones, las cantidades se contrajeron 5,8% y los precios aumentaron 3,2%. En términos desestacionalizados, las importaciones bajaron 1,8% con relación a septiembre. “A nivel de uso económico, disminuyeron los ‘combustibles y lubricantes’, un 36,3%; ‘piezas y accesorios para bienes de capital’, 21,1%; ‘bienes de capital’, 10,9%; y ‘bienes de consumo’, 7,7%”, señaló INDEC, quien remarcó, por su parte, que se incrementaron las importaciones de ‘vehículos automotores de pasajeros’, 50,4%; y ‘bienes intermedios’, 14,1%.

Al analizar los datos difundidos por el INDEC, la consultora LCG señaló en su informe: “El superávit comercial, que había registrado crecimiento interanual durante los primeros 8 meses del año (con excepción del mes de marzo), repitió la baja interanual que ya había mostrado en septiembre y cayó 65% interanual. En términos acumulados, sin embargo, aún se mantiene en terreno positivo, con el registro más alto desde 2012”.

Balance

De cara al futuro, la firma señaló que no espera que “la baja de retenciones traccione en algún sentido las exportaciones de productos primarios y manufacturas de origen agropecuario durante los meses que quedan”. “La recuperación de la industria automotriz y las bajas bases de comparación, sumadas a la recuperación sostenida que se observa en Brasil, podrían mejorar, aunque en el margen, las exportaciones industriales en los próximos meses, pero esperamos que mantengan variaciones negativas, desacelerando contra los fuertes registros anteriores”, agregó LCG, que concluyó: “Una brecha cambiaria, aún en niveles muy altos, continúa motivando el adelantamiento de importaciones, ante un dólar que se percibe como muy barato. En la medida en que el frente cambiario no se modere, la merma de las ventas externas combinada con el atractivo a importar barato podrían seguir afectando el superávit comercial alcanzado en los meses anteriores”.

Dejá tu comentario