Tres definiciones claves de Martín Guzmán sobre el FMI

Economía

Martín Guzmán conversó con AFP y dio cuenta del estado de las negociaciones que mantiene la Argentina con el Fondo Monetario Internacional (FMI). Cuáles son las diferencias más sustanciales y porqué el organismo se mantiene firme en su postura.

Martín Guzmán conversó con AFP y dio cuenta del estado de las negociaciones que mantiene la Argentina con el Fondo Monetario Internacional (FMI). Con poco tiempo para evitar el pago de marzo, uno de los más abultados concentrados en el primer semestre, el ministro de economía se refirió a la diferencia sustancial que tiene el gobierno Argentino con el organismo y porqué la demora en conseguir el acuerdo.

1. Si la Argentina entra en cesación de pagos, el FMI puede perder legitimidad

"Si el FMI empuja a Argentina a una situación desestabilizante, va también a tener una legitimidad menor en el futuro, cuando otros países requieran del multilateralismo para poder resolver junto a la comunidad internacional sus problemas. Si queremos protegernos entre todos y proteger el funcionamiento del multilateralismo, es importante acordar algo que sea creíble. Y creíble quiere decir implementable", expresó contundente el ministro.

Desde su adhesión al organismo en 1956 bajo el gobierno de facto de Pedro Eugenio Aramburu hasta la suspensión del último stand by en 2004, la Argentina suscribió veintiún acuerdos de condicionalidad fuerte con el FMI. Desde fines de 1982 hasta diciembre de 2001 estuvo continuamente bajo sus programas o procurando su aprobación. Tras la experiencia del Fondo con Grecia, el vínculo que mantiene con la Argentina es clave.

2. Las sobretasas

"Ha sido importante ese pedido a la secretaria del Tesoro de Estados Unidos (Janet Yellen) para que apoye en el directorio del FMI una revisión a esta política, que daña a los países en crisis que tienen lo que se llama 'acceso excepcional al Fondo Monetario Internacional'. Porque se les cobra más cuando la situación está peor. Eso (...) no ayuda a cumplir con la misión del Fondo de garantizar la estabilidad financiera global. Los países con estas sobretasas de interés pierden recursos con los cuales llevar adelante las inversiones que se necesitan para mejorar la capacidad de repago".

Recientemente, legisladores demócratas que responden a Joe Biden presentaron un pedido para eliminar los sobrecargos. Vale recordar que la Argentina volvió a insistir en el tema durante el G-20 y fue analizado en diciembre, en la reunión del Directorio. Para la Argentina los sobrecargos representan un costo adicional de u$s 1000 millones al año en la tasa del Stand-By. Sin embargo, pese a la expectativa argentina de que se llegara a un acuerdo de eliminarlos, el Directorio presentó diferencias sin llegar a una resolución: "Los directores expresaron una variedad de opiniones", fue la respuesta del organismo.

3. Diferencias fiscales

"Lo que el FMI ha planteado es que debe haber una consolidación fiscal más rápido. Pero hay dos problemas: el primero es que la forma cómo ellos lo plantean detendría la recuperación económica en el corto plazo. El segundo es que el punto en el cual se enfocaría la más rápida consolidación fiscal sería en una expansión menor de la inversión en infraestructura pública (...). Para nosotros eso es crítico, porque esa inversión es la que más necesita Argentina, desde el punto de vista productivo. Es ahí donde está la tensión", argumentó.

Según se conoció hasta ahora, el Fondo Monetario Internacional le pide a la Argentina ir hacia un déficit cero en 4 años mientras que el gobierno argentino solicita realizarlo progresivamente en un plazo de seis años. Si bien la diferencia parece mínima, la postura del Fondo Monetario Internacional se mantiene en su postura de realizar un ajuste de cuajo, algo que ya sucedió en otras experiencias con otros países.

Dejá tu comentario