Guerra de bancos en Wall Street para quedarse con Wachovia

Economía

Los bancos Citigroup y Wells Fargo se enfrascaron en una dura batalla legal por determinar quién se quedará con el negocio del Wachovia. Citigroup obtuvo «un mandato de emergencia extendiendo la exclusividad del acuerdo entre Citi y Wachovia Corp. hasta nueva orden judicial», señala el comunicado difundido en la noche del sábado.

Pero la respuesta no se hizo esperar. Wells Fargo explicó ayer que la decisión de la Justicia estadounidense de congelar su fusión con Wachovia no impide para nada que su acuerdo se concrete.

« Estamos confiados -indicaron- en que llevaremos a cabo nuestra fusión. Nada de lo que expresó la Corte afectará nuestra capacidad de llegar a un acuerdo».

El viernes, Wells Fargo había anunciado un acuerdo para tomar la totalidad de las actividades de Wachovia. Pero este último, bajo presión de las autoridades, que temían su posible quiebra, había aceptado cuatro días antes ceder sus actividades bancarias a Citigroup.

La decisión del juez Charles Ramos, de la Corte Suprema del estado de Nueva York, es convocar a Citigroup y a Wachovia a presentarse ante su tribunal este viernes.

Citigroup había alegado que el acuerdo de exclusividad firmado por Wachovia le prohibía conducir negociaciones o entrar en un proceso de fusión con un tercero, y estima haber sido escuchado por el juez sobre este punto.

Cuando se anunció la transacción entre Wachovia y Wells Fargo, Citi «estaba terminando los acuerdos necesarios para completar su toma de Wachov i a , que está respaldada por la FDIC (el organismo federal que garantiza los depósitos bancarios)» , agrega el comunicado. Citigroup dice estar dispuesto a continuar las negociaciones con Wachovia sobre la transacción ya aceptada por las dos partes. También destacó que abasteció de liquidez a Wachovia desde que su acuerdo fue hecho público.

Por su parte, Wachovia justificó su súbito cambio de opinión por la ausencia de un acuerdo definitivo de fusión con Citigroup y explicó que una adquisición por parte de Wells Fargo sería mejor para sus accionistas, para sus empleados y para el Estado.

Wells Fargo propone un precio más elevado que Citigroup, desea mantener la integridad del grupo (y no solamente sus actividades bancarias) y no pide nada al Estado (mientras que Citigroup quiere hacer que el mismo soporte las pérdidas que van más allá de 42.000 millones de dólares).


El viernes, el presidente de Wells Fargo, Richard Kovacevich, se defendió en la cadena de televisión CNBC afirmando que, «a su entender», jamás se concluyó un acuerdo por escrito entre Wachovia y Citigroup.

«Nuestros abogados miran todos los papeles y van a aconsejarnos sobre los pasos a emprender», dijo entonces. Citigroup reconoció el sábado por la tarde que el acuerdo que lo ataba con Wachovia no era completamente estanco desde el punto de vista jurídico.

Dejá tu comentario