Hacia atrás en el mes y en el año

Economía

Si algo faltaba fue el remate de la última fecha, donde el indicador local sufrió otro derrape de cierta magnitud, que se divorció de lo hecho por otros referentes. Y así, se consumó buena parte de lo que terminó siendo otra pérdida mensual y aumentando el lastre del año.

El viernes se cerró, junto con junio, mostrando la opacidad del Dow Jones, que finalizó casi en blanco. Con el Bovespa moviéndose lentamente, pero con signo positivo de 0,45 por ciento, para aterrizar con el indicador Merval que debió asumir 1,13 por ciento de pérdida. De paso, para cerrar el mes perforando otra vez, y por enésima ocasión, el piso de los 2.200 puntos. Un mínimo en 2.190, con máximo de 2.225 y para marcarse una clausura que coincidió con lo más bajo de la jornada: 2.190 unidades fijaron un porcentual mensual con negativo de 2,32 por ciento, cargando buena parte de ello en la adversa semana final que derrapó 1,75 por ciento.

Párrafo aparte para el seguimiento de la Bolsa china, donde volvió a mostrarse una caída de importancia y con 2,4 por ciento en su rueda final. Monstruo bursátil que amenaza y tambalea para desplomarse, si bien en occidente no parece darse mayor importancia al peligro.

  • Considerandos

    En otra página se analiza a fondo el desarrollo mensual, pero corresponde establecer algunas señales de la última rueda local y donde la caída se precipitó, aumentando el volumen operado, hasta superar levemente los 100 millones de pesos de efectivo. Ergo, sin mostrar intentos defensivos al caer en precios y forjando el peor dibujo: de ampliarse en órdenes, con indicador de precios contrario. Esto dejó una muy mala huella para imaginar los principios de julio y -en especial- si no viene alguna señal exterior que posibilite «copiar» la tónica y cubrir la propia. Se lo busque por donde se quiera, ciertamente que estamos en la casilla de los peores recintos del primer semestre, en el mundo bursátil. La Bolsa, apenada.
  • Dejá tu comentario