Prorrogan por 90 días la concesión de la Hidrovía

Economía

La gestión continuará en manos de la sociedad Jan de Nul-Emepa, mientras se espera que las autoridades definan si habrá una nueva licitación.

La concesión para la “modernización, ampliación, señalización y tareas de dragado y redragado” de la Hidrovía Paraná-Paraguay, cuyo plazo de operación vencía ayer, fue prorrogada por 90 días a favor del actual prestatario. De esta manera, la concesionaria Hidrovía SA, sociedad conformada por el grupo belga Jan de Nul y el holding argentino Emepa SA, continuará al frente de la operación por tres meses más.

La prórroga se decidió de cara al nuevo proceso que pondrá en marcha el Gobierno nacional en los próximos meses para definir el formato o modalidad de operación de la principal vía navegable troncal -los canales fluviales del río Paraná- que existe en el país.

El ministro de Obras Públicas, temporalmente a cargo de la cartera de Transporte, Gabriel Katopodis, firmó la correspondiente resolución con la prórroga, que se publicó ayer en el Boletín Oficial.

La prórroga por 90 días abrirá un período de transición a partir del 1 de mayo en adelante y, una vez que se cumpla el plazo, las autoridades deberán definir si habrá una nueva licitación para concesionar la vía navegable troncal de la Argentina a un prestatario privado o si se optará por otro formato o modalidad, con un retorno de funciones al Estado.

La Hidrovía es un corredor natural de transporte fluvial de más de 3.400 kms. de largo, que se extiende a través de los ríos Paraná y Paraguay, y permite la navegación continua entre los puertos de Argentina, Brasil, Bolivia Paraguay y Uruguay.

Constituye una de las reservas hídricas más importantes del globo, y la navegación la convierte en el corredor de mayor desarrollo y trascendencia económica para toda la cuenca, y una de las más extensas del planeta.

En los considerandos de la resolución de la cartera de Obras Públicas que estableció la prórroga por tres meses, el Gobierno justificó la medida al señalar que “las actividades previstas en el Contrato de Concesión resultan fundamentales para garantizar la libre navegación en todos los cursos fluviales que conforman la Vía Navegable Troncal, de conformidad con la legislación vigente”.

“El carácter estratégico de los servicios que comprende hace necesario adoptar todas las medidas urgentes y extraordinarias que garanticen la continuidad del servicio de interés público de la navegación en los sectores que actualmente se prestan”, añadió.

Las vías navegables que conforman la Hidrovía constituyen la opción de transporte más relevante de la producción agrícola, tanto de graneles sólidos como líquidos; por ella circula más del 90% de la mercadería transportada en contenedores; la carga de industria automotriz; de la industria metalúrgica, en particular su producción siderúrgica y la gran mayoría del transporte de pasajeros en la modalidad de cruceros.

También circula por ella un gran porcentaje de las operaciones de cabotaje y transbordo de cargas, así como también constituye una de las vías centrales de transporte de gas natural, petróleo crudo y productos refinados, revistiendo una importancia vital para el abastecimiento energético, destacó el Poder Ejecutivo.

Jan de Nul es una empresa familiar de origen belga, que está presente en más de 150 países. Líder mundial en obras de infraestructura marítima, dragado, ingeniería civil y medio ambiente. En 2020 registró una facturación anual en torno de u$s3.000 millones y tiene más 7.000 empleados a nivel mundial. En la Argentina opera hace 25 años y cuenta con 500 profesionales.

Dejá tu comentario