10 de abril 2008 - 00:00

Inédito reporte sobre los EE.UU.

Simon Johnson (izq.),consejero económico ydirector de Investigacionesdel FMI, difundió elinforme acompañado deCharles Collyns, subdirectorde Investigaciones,William Murray, jefe deRelaciones Externas.
Simon Johnson (izq.), consejero económico y director de Investigaciones del FMI, difundió el informe acompañado de Charles Collyns, subdirector de Investigaciones, William Murray, jefe de Relaciones Externas.
El FMI revisó drásticamente a la baja sus previsiones de crecimiento para Estados Unidos, que debería registrar «una leve recesión» en 2008, con una caída inédita de los precios en el sector inmobiliario y un repliegue del consumo.

«La economía estadounidense registrará una leve recesión en 2008, a causa de los efectos de sinergia entre los ciclos del inmobiliario y de los mercados financieros, antes de recuperarse progresivamente en 2009», afirmó en su informe de perspectivas mundiales divulgado ayer.

El PBI crecería apenas 0,5% en 2008 y 0,6% en 2009, lo que representa una revisión a la baja de un punto y 1,2 punto porcentual respectivamente, en relación con las previsiones de enero. El Producto había subido 2,9% el año pasado.

Esta constatación concuerda con la de la Reserva Federal (Fed) estadounidense, que anunció el martes que prevé una contracción del crecimiento en el primer semestre, una situación límite con una recesión.

Un alto funcionario estadounidense dijo, sin embargo, que el informe es « indebidamente pesimista». « Seguimos siendo positivos sobre la capacidad de recuperación a largo plazo de la economía global, así como de la capacidad de recuperación a largo plazo de la economía estadounidense, y creemos que las últimas proyecciones del FMI son indebidamente pesimistas», aseguró el subsecretariodel Tesoro para asuntos internacionales, David Mc-Cormick.

«La pregunta clave es saber cuánto tiempo durará el actual repliegue», señala el Fondo, que prevé, de todos modos, que la recuperación de 2009 será «más lenta» que la que siguió a la precedente recesión, en 2001.

Una de las principales amenazas continúa siendo el sector inmobiliario, que, según el FMI, debería acusar un aumento de los embargos, empujando los precios a la baja. «La perspectiva de base prevé un descenso de los precios de las viviendas entre 14% y 22% en 2007-2008, hecho sin precedentes en Estados Unidos», afirma el informe.

El organismo destacó también la prolongada crisis en los mercados financieros, que «amenaza con provocar un efecto seriamente restrictivo sobre la actividad».

Dejá tu comentario

Te puede interesar