La inflación en España se disparó un 5,6%, la cifra más alta en 29 años

Economía

El Índice de Precios al Consumidor (IPC) de España marcó este mes un total estimado del 5,6% continuando la aceleración que comenzó a principios del presente año, mientras que la variación mensual fue del 0,3%.

La inflación en España alcanzó este mes su nivel más alto desde septiembre de 1992, al registrar en noviembre un 5,6% interanual, según datos preliminares del Instituto Nacional de Estadísticas (INE) español.

El Índice de Precios al Consumidor (IPC) de España marcó este mes un total estimado del 5,6% continuando la aceleración que comenzó a principios del presente año, mientras que la variación mensual fue del 0,3%.

Tras un 2020 donde el impacto de la pandemia en la economía causó caídas en los precios, la inflación española, al igual que en el resto de Europa, comenzó su repunte en febrero al situarse en un 0,5% anual, para luego superar la barrera del 2% en abril, la del 3% en agosto y la del 4% en septiembre.

En ese sentido, la cifra de noviembre implicaría un alza de dos décimas respecto a la de octubre, cuando había marcado un 5,4%, según indica el reporte del INE. Los alimentos y las bebidas no alcohólicas lideraron las subas al marcar un incremento de 3,2% anual, con los productos elaborados alcanzando un alza de 2,5% y los no elaborados incrementándose 3,7%.

De esta forma, España no escapa al incremento de las commodities alimentarias en el mundo: según la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), el coste de las mismas se disparó en octubre al nivel más alto desde julio de 2011.

Por su parte, en línea con el alza de los combustibles a nivel mundial, también registró un alza la categoría de carburantes y lubricantes para vehículos personales, mientras los precios de la electricidad se situaron a la baja. Si se tuviese en cuenta únicamente la inflación subyacente (es decir, sin los precios volátiles de los alimentos no elaborados ni los productos energéticos), la misma hubiera sido del 1,7% anual (cuatro puntos por debajo del IPC general), aunque, de todas formas, con un alza de 0,3% respecto al mes anterior, hasta el nivel más elevado desde julio de 2013.

Tanto el Banco Central Europeo como el Banco de España reiteraron que la aceleración de la inflación se trata de un fenómeno temporario por el contexto excepcional de la pandemia (que provocó, por ejemplo, problemas en las cadenas de suministro) , por lo que, sostienen, no deben retirarse de forma prematura los estímulos monetarios establecidos por la crisis del coronavirus.

Anticipos de economistas afirman que la Eurozona está atravesando la mayor inflación desde que adoptó al euro como moneda única en 1999, y estiman que se ubicaría en un promedio de 4,5% en noviembre para el bloque de 19 países, según consigna la agencia Bloomberg.

Dejá tu comentario