Kirchner recompuso su desaire al campo

Economía

Néstor Kirchner buscó ayer recomponer su relación con el campo, deteriorada ante su negativa a asistir a la inauguración oficial de la exposición que organiza la Sociedad Rural Argentina. Sorpresivamente, convocó a la entidad y prometió una visita «no oficial» entre lunes y martes. La reacción presidencial fue en respuesta a las críticas que habían surgido desde el sector agropecuario, aun de productores que no son representados por la Rural. Se admitía que no iba a haber reproches para un gobierno considerado nuevo, y el faltazo de Kirchner era visto como un rechazo a uno de los sectores que más aporta al Estado con el pago de los derechos de exportación. Así, el Presidente abrió las puertas de la Casa de Gobierno y desarticuló una andanada de rechazos desde la producción.

Aunque ratificó que no asistirá a la inauguración oficial de la muestra que realiza la Sociedad Rural Argentina, Néstor Kirchner intentó recomponer anoche su relación con el campo, vapuleada desde que se conoció su decisión de no concurrir mañana a Palermo.

Sorpresivamente, Néstor Kirchner convocó anoche a la Rural y recibió, junto al ministro de Economía, Roberto Lavagna, a sus dirigentes Luciano Miguens y Hugo Biolcatti, presidente y vice de la entidad que lo habían invitado para que inaugure oficialmente la muestra anual que realizan en el predio de Palermo. En el encuentro, Kirchner avanzó con la promesa de que «intentará hacerse un lugar antes del cierre de la muestra», intención que ya había sido adelantada durante la tarde por el subsecretario de Ganadería, Javier de Urquiza, un patagónico referente del Presidente en la Secretaría de Agricultura de la Nación, quien había anticipado la presencia de Kirchner «quizá para lunes o martes».

• Compromiso

Luego de un encuentro de 20 minutos, Miguens volvió a lamentar la ausencia del primer mandatario ya que « hubiera sido bien recibido en el predio de Palermo», pero consignó que Kirchner se comprometió «a visitar la exposición en algún otro momento fuera del programa oficial».

«Kirchner nos abrió las puertas de la Casa de Gobierno para que tuviéramos un contacto permanente», aseguróel presidente de la Rural, luego del primer contacto personal del Presidente con esta entidad.

El rechazo que había generado en los productores agropecuarios la ausencia de Kirchner en la tribuna produjo este acercamiento.

Es que habitualmente la Rural pide una audiencia con casi un mes de anticipación para invitar formalmente al Presidente de la Nación, que según el protocolo avisa una semana antes si concurrirá. Pero Kirchner, este año ni siquiera había recibido a los ruralistas y no les había dado la chance de realizar la invitación personal y las comunicaciones sólo se circunscribieron a intermediarios y mediante los canales burocráticos oficiales.

Dejá tu comentario