21 de diciembre 2000 - 00:00

La Navidad tampoco salvó a los shopping

Navidad no salvó a los centros comerciales: los principales shopping centers del área metropolitana cerrarán diciembre con una caída en las ventas de entre 2% y 5% respecto de la temporada 1999, según un relevamiento efectuado en el mercado.

Si bien las ventas en la última semana se recuperaron bastante, el resto de diciembre había sido tan flojo que la facturación de la recta final de la temporada navideña no alcanzará para siquiera «empatar» con el mismo mes del año pasado, aseguran por igual administradores de shopping y comerciantes.

El dato es malo en sí mismo, pero es peor aún por el hecho de que el año pasado ya había sido flojísimo en ventas. De acuerdo con datos recogidos por este diario, las ventas en Unicenter caerían 5%, lo mismo que en su «hermano» Plaza Oeste; por su parte Alto Palermo quedaría igual que el año pasado, Patio Bullrich perdería 5%, Alto Avellaneda cerraría diciembre con una más que interesante suba de 9%, mientras que Abasto y Paseo Alcorta clausurarán diciembre con caídas estimadas en 2 por ciento.

Bajas

El «sistema» de centros comerciales de Cencosud -Unicenter, Plaza Oeste, Pilar, San Martín, Lomas de Zamora, Almirante Brown, etc.- vendría 4% abajo en relación con el año pasado; la «familia» APSA (Alto Palermo, Alto Avellaneda, Abasto, Paseo Alcorta, Buenos Aires Design, Patio Bullrich) registraría una caída algo menor, de 3 por ciento.

«El flujo de gente en los shopping centers es similar al de años anteriores, pero el ticket promedio e incluso la cantidad de operaciones es inferior al año pasado»
, dice un comerciante con locales en ambas cadenas de centros comerciales.

Para tratar de revertir la situación, los shopping centers han echado mano a toda la batería de promociones de la que sus gerentes de marketing son capaces de pergeñar; por caso los «Altos» contrataron a
La Mosca, Valeria Lynch y los bailanteros de Ráfaga para animar el «happy hour» que lanzarán mañana de 0 a 4, con el que esperan incrementar ventas. Los ejecutivos chilenos de Cencosud también idearon diversas actividades promocionales para atraer gente a sus malls.

Pero la cosa viene complicada para el sector: la morosidad de los locatarios ya se extiende a un semestre (en algunos casos puntuales llega a un año), y los administradores se ven en la disyuntiva de «aguantar» con ellos el mal momento, o desalojarlos.

De optarse por esta alternativa, está claro que se produciría la peor pesadilla de los operadores de shopping centers, que es tener grandes áreas comerciales vacías. De hecho, se dice en el ambiente,
algunos de ellos estarían «prestando» locales (léase otorgando espacios sin cobrar alquiler) para evitar el «efecto desolación», lo que podría alterar de aquí en más las reglas de juego del sector.

Reclamos

Es que los comerciantes vienen reclamando desde hace años que los dueños de los grandes espacios les cobran precios excesivos, reclamo que se acentúa cuanto más bajan las ventas. Los comercios pagan un importe que surge de una mezcla de una comisión sobre las ventas más un importe fijo, a lo que se suma una contribución a un fondo para solventar promociones, acciones de marketing y similares.

«Nosotros jamás podríamos dejar de cobrar el alquiler, porque desapareceríamos: no tenemos otro negocio que el alquiler de los locales»,
dijo una fuente de APSA. El ataque indirecto, desde ya, apuntaría a otros locadores que no pensarían lo mismo y habrían adoptado la política del mal menor: es preferible tener el local ocupado aún sin percibir nada por él, que tenerlo vacío. El tiempo -en caso de llegar la ansiada recuperación económica-demostrará quién tenía razón.

Dejá tu comentario

Te puede interesar