Las variables subestimadas del Presupuesto 2019

Economía

Por Hugo Vasques.-

Frente a la severa crisis de balanza de pagos que atravesamos, lo más significativo es la reducción del déficit en dólares de la cuenta corriente; el resto de las variables están subestimadas.

El Presupuesto 2019 muestra números menos alarmantes en materia de déficit de cuenta corriente en dólares; lo que venía sucediendo hasta acá era una situación explosiva, insostenible. Veamos:

Déficit externo: Argentina afronta una crisis de balanza de pagos, frente a una cuenta corriente deficitaria que en 2018 se en caminaba a ser superior a u$s 30.000 millones (5% del PBI), teniendo en cuenta la dinámica que mostró en 2017. El cierre de los mercados voluntarios de crédito a mediados de 2018, suspensión del financiamiento internacional y la brusca devaluación del peso, derivan en una muy fuerte reducción del déficit de dólares en Argentina.

Inflación: este año finalizará con una inflación de entre 42% y 45%, dejando un arrastre para 2019, a partir de la devaluación superior al 100% que no pudo ser trasladada en el corto, pero que sí lo será en el largo plazo. Debe tenerse en cuenta que el proceso inflacionario actual se justifica por aumentos de costos y expectativas, y no por exceso de demanda. Por lo tanto, la recesión puede evitar el traslado a precios en el corto, pero no el largo plazo.

Dólar: el tipo de cambio proyectado para 2019 -en promedio $ 40,1 por dólar-, se encuentra claramente subestimado, y la inflación a diciembre interanual del 23% también. No podemos determinar el valor del dólar para 2019 en medio de una corrida cambiaria; ello depende de muchos factores, pero sí puede afirmarse que a partir de estos niveles de inflación, el dólar en el valor del presupuesto presentado impactará en el nivel de competitividad que se requiere para sostener el 50% de baja de déficit de cuenta corriente.

PBI: Frente a la caída en la actividad proyectada (-0,5% del PBI), y la proyección de un ajuste pendiente para el 2020, veo difícil alcanzar el tan anunciado superávit primario del 1% del PBI.

Equilibrio Fiscal: El equilibrio fiscal se logra a partir de la reducción de gastos corrientes -fundamentalmente subsidios económicos-, y de capital con reducción en obra pública e infraestructura, incorporando ingresos extraordinarios provenientes de derechos de exportación a productos industriales y agropecuarios. Las modificaciones tanto en ingresos como egresos son de carácter procíclico, los cuales tienden a profundizar la caída en la actividad económica real.

* Economista - profesor de macroeconomía. Universidad de Flores (UFLO)

Dejá tu comentario